El pasado 28 de setiembre, personal de Aduanas detuvo un taxi en el destacamento de Curticeiras y encontraron una valija con 32 ladrillos de marihuana
prensada con un peso de 19 kilos con 982 gramos. además de un trozo de pasta base que llevaba el pasajero escondido dentro de una caja de cigarrillos.
De las indagatorias primarias se pudo establecer que en la ciudad de Santana do Livramento habría más droga, por lo que se coordinó la inspección de una vivienda con la Policía Civil y la Brigada Militar de Brasil.

Allí se decomisaron 62 ladrillos de marihuana más con un peso de 52 kilos y se detuvo a cuatro personas.

También en el puesto de Curticeiras, personal de Aduanas inspeccionó un ómnibus de transporte interdepartamental que partió de la ciudad de Rivera y tenía
como destino Montevideo. Al subir al ómnibus a inspeccionar el equipaje de mano, se encontraron ladrillos de marihuana en la mochila de uno de los pasajeros.

El hombre fue detenido por la Policía de Rivera y se le incautaron seis ladrillos de marihuana, con un peso de 4 kilos con 500 gramos, y un celular.
De las tareas de inteligencia se supo que el detenido tenía vinculación con un hombre privado de libertad que en 2018 fue condenado por delitos vinculados
con drogas y un homicidio, por lo que se solicitó el allanamiento de la vivienda del recluso ubicada en el barrio Pueblo Nuevo. En el lugar se ubicó dentro de
un ropero once ladrillos de marihuana con un peso de 7 kilos con 714 gramos, una libreta con anotaciones de ventas y su celular.

En la Operación «Ryguasu», se identificó una camioneta matriculada en Lavalleja que ingresó a una casa del barrio Sacrificio de Sonia. Luego de permanecer media hora en la vivienda, se retiró del lugar, siendo interceptada por la Policía en el barrio Rivera Chico.

Inspeccionado el vehículo se encontró 66 ladrillos de marihuana con un peso de 51 kilos con 940 gramos.



Fuente