La Real Federación Española de Fútbol (RFEF) pactó una comisión millonaria con Gerard Piqué, jugador del FC Barcelona, a cambio de trasladar a Arabia Saudí la celebración de la Supercopa. El diario digital El Confidencial reveló este lunes los audios de las conversaciones telefónicas entre Piqué y el presidente de la RFEF, Luis Rubiales, que demuestran cómo ambos gestaron la operación, asegurándose un importante beneficio económico por el camino.

En concreto, el acuerdo final con las autoridades saudíes garantizó a la RFEF la recepción de 40 millones de euros anuales libres de impuestos durante seis años, disparando el sueldo de Luis Rubiales, que cobra una cantidad variable en función de cuánto ingrese el ente. Asimismo, el contrato incluyó un anexo que obliga al pago de cuatro millones de euros anuales en concepto de «comisión de éxito» a Kosmos Holding, empresa que preside Gerard Piqué, dedicada a la organización de eventos deportivos.
La operación se empieza a gestar a finales 2018. Hasta entonces, la Supercopa enfrentaba a los campeones de Liga y Copa en una eliminatoria a doble partido en los estadios de los participantes. Sin embargo, Piqué propuso a Rubiales un cambio de formato: convertir el torneo en una ‘final-four’ entre los dos primeros de liga y los dos finalistas de Copa, lo que aumentaría el valor de los derechos televisivos de la competición.
El cambio de formato implicaba también la búsqueda de una sede única donde disputar los encuentros. En un principio, según muestran los audios publicados, Piqué y Rubiales trataron de priorizar que los partidos se celebraran en el Camp Nou –el estadio del Barcelona– bajo la premisa de que ello proporcionaría un beneficio económico al club.

«APRETAMOS A ARABIA…»
Finalmente se optó por otra opción: llevarse el torneo fuera de España. Piqué hizo las gestiones correspondientes y contactó con las autoridades de Arabia Saudí, interesadas en acoger la Supercopa a cambio de una importante suma de dinero. Esta opción, no obstante, también tenía sus obstáculos: el Real Madrid había trasladado a Rubiales que no accedería a ello si no se le garantizaba el ingreso de al menos 8 millones de euros, algo que a ojos de Gerard Piqué, más que una dificultad, era una oportunidad para sacar más dinero.
«A ver, Rubi. Si es un tema de dinero, si ellos [el Real Madrid] por 8 irían, hostia tío, se paga 8 al Madrid y 8 al Barça… a los otros se les paga 2 y 1… son 19, y os quedáis la Federación 6 kilos [millones]. Antes de no quedaros nada, os quedáis 6 kilos. Y apretamos a Arabia Saudí y a lo mejor le sacamos… le decimos que si no el Madrid no va… y le sacamos un palo más o dos palos más…», le dice al presidente de la RFEF en uno de los audios.
Rubiales trasladó esta propuesta a la Sela, la empresa pública saudí encargada de organizar eventos deportivos. La existencia de este proceso de negociación saltó a la prensa, lo que estuvo a punto de truncar la operación por el temor de Rubiales a que la opinión pública española rechazara el traslado a Arabia Saudí, un país con un amplio historial de vulneración de los derechos humanos. Sin embargo, Piqué intervino para terminar de convencerle.
«Si ahora cambias y te vas a otro sitio simplemente por el hecho de que esta gente se ha enterado de esto, lo van a utilizar en tu contra», le dice en uno de los audios, donde le recomienda no recular para mostrar que no estaba «haciendo nada incorrecto».
Finalmente, las dudas de Rubiales se disiparon y el 11 de septiembre de 2019 se cerró el acuerdo para llevar la Super-copa de España a Arabia Saudí, a cambio de las cantidades anteriormente mencionadas.
Unas semanas más tarde, el presidente de la RFEF dio una rueda de prensa para anunciar la nueva sede de la competición. En su encuentro con los medios, admitió que Kosmos le había facilitado el contacto con las autoridades saudíes y negó que la RFEF fuera a pagar ninguna comisión por ello, lo que técnicamente es cierto.

RUBIALES MINTIÓ
Pese a sus ejercicios de deliberada ambigüedad para evitar mentir, ahora resulta evidente que Rubiales ocultó la verdad. Por ejemplo, un mes después del acuerdo, en una entrevista con la Cadena COPE, Rubiales volvió a negar el pago de comisiones desde la federación, cosa que es cierta, pero también negó saber si Kosmos cobraría de Arabia. «No soy quien para hablar de los demás, ni conozco ese extremo», dijo.
Los audios, así como los documentos publicados por El Confidencial, demuestran que mintió. De hecho, el contrato con las autoridades saudíes incluye un anexo donde se estipula que «en el caso de que Sela deje de pagar la totalidad de la cantidad fijada como comisión de éxito a la tercera parte, la RFEF tendrá el derecho de dar por concluido este acuerdo». Es decir, que toda la operación está subordinada al cobro de la comisión por parte de Kosmos.
Por el momento, ni la RFEF ni Gerard Piqué valoraron públicamente esta información, presuntamente obtenida gracias al ciberataque sufrido por la federación española el pasado 14 de abril, fecha en la que el ente dijo haber sido víctima de una «acción criminal organizada y dirigida a la posterior revelación de secretos mediante la distribución de documentación confidencial con una clara intención espuria».
Independientemente de su origen, estas informaciones colocan a Rubiales y al fútbol español en una situación muy complicada al demostrar que la operación para alejar la Supercopa del público local –lo que ya despertó muchas reacciones negativas– dejó importantes beneficios económicos a todos implicados.
(Sputnik)



Fuente