Conocer mejor la diversidad y abundancia de los virus en los
océanos es importante para explicar el papel de los microbios en la adaptación
de los mares al cambio climático. Ahora, un equipo científico ha identificado
5.500 nuevas especies de virus de ARN en muestras recogidas en todo el mundo.

«Las muestras de agua oceánica recolectadas arrojan un
tesoro de nuevos datos sobre estos virus, ampliando las posibilidades de
investigación ecológica y reestructurando nuestra comprensión sobre cómo
evolucionaron estas pequeñas pero importantes partículas
submicroscópicas», según los científicos, que publican sus conclusiones en
la revista Science.

Los virus ARN son «claramente importantes en nuestro
mundo», pero normalmente solo se estudia una pequeña parte de ellos: los
pocos cientos que dañan a los humanos, las plantas y los animales.

En esta investigación, los científicos querían estudiarlos
sistemáticamente a gran escala y explorar un entorno que nadie había analizado
en profundidad: «Tuvimos suerte porque prácticamente todas las especies
eran nuevas, y muchas eran realmente nuevas», apunta una nota de la
Universidad Estatal de Ohio.

Combinando análisis de aprendizaje automático con árboles
evolutivos tradicionales, el equipo identificó 5.500 nuevas especies de virus
de ARN, de los que cientos pueden incluirse en los cinco filos de virus de este
tipo conocidos; los investigadores sugieren que se necesitarían al menos cinco
nuevos filos para englobarlos a todos.

La colección más abundante de especies recién descubiertas
se ha agrupado en el filo «Taraviricota», propuesto como nuevo por
los investigadores.

Se trata de un guiño a la fuente de las 35.000 muestras de
agua que permitieron el análisis: el Consorcio Tara Oceans, un estudio global
en curso sobre el impacto del cambio climático en los océanos del mundo, a
bordo de la goleta Tara.

«Hay mucha diversidad nueva aquí y un filo entero, el
‘Taraviricota’, se encontró en todos los océanos, lo que sugiere que son
«ecológicamente importantes», resume Matthew Sullivan, autor
principal del estudio e investigador en la Universidad Estatal de Ohio.

Si bien los microbios contribuyen de forma especial a toda
la vida en el planeta, los virus que los infectan e interactúan con ellos
tienen una gran variedad de influencias en las funciones microbionas.

Se cree que estos tipos de virus tienen tres funciones
principales: matar células, cambiar la forma en que las células infectadas
gestionan la energía y transferir genes de un huésped a otro.

Conocer mejor la diversidad y abundancia de los virus en los
océanos del mundo ayudará a explicar el papel de los microbios marinos en la
adaptación del océano al cambio climático, afirman los autores del estudio.

Los océanos absorben la mitad del dióxido de carbono
generado por el ser humano de la atmósfera e investigaciones anteriores de este
grupo habían sugerido que los virus marinos son el «botón» de una
bomba biológica que afecta al almacenamiento de carbono en el océano.

EFE





Source link