Decenas de mujeres y niñas se manifestaron este sábado en Kabul bajo la consigna «abran las escuelas» para protestar contra la decisión de los talibanes de cerrar los institutos secundarios unas horas después de haber abierto estos centros.

El 23 de marzo miles de niñas llegaron con júbilo a las escuelas secundarias en la fecha que el ministerio de Educación estableció para la reanudación de las clases.

Pero unas horas después, las autoridades anunciaron que revertían la medida, con lo que las jóvenes afirmaron sentirse traicionadas, lo que generó indignación de los gobiernos extranjeros.

«¡Abran las escuelas!» clamaron las manifestantes, algunas de las cuales portaban sus libros de clase.

Muchas llevaban pancartas con el mensaje «La educación es nuestro derecho fundamental, no es un plan político», antes de dispersarse tras la llegada de los talibanes al lugar.

Los talibanes no han explicado su decisión, que se produjo después de una reunión de altos cuadros en la ciudad de Kandahar, en el sur del país, que es la capital de facto y el centro espiritual para este grupo islamista radical.

El plan de abrir las escuelas para las mujeres se produjo tras meses de trabajo con gobiernos extranjeros para apoyar el pago de los profesores.

Las niñas y adolescentes afganas han estado sin acceso a la educación desde hace siete meses.

Desde su retorno al poder el 15 de agosto, los talibanes han revertido décadas de avances en los derechos de las mujeres, que han sido apartadas de muchos trabajos del gobierno, impedidas de viajar solas y obligadas a seguir un código de vestimenta acorde a una interpretación rigorista del Corán.

bur-jd/axn/an/zm





Fuente