Publicado:

Algunos testigos los habrían visto «trabajando debajo de la casa» poco después de una inspección policial en febrero de 2020.

Susan Flores, madre de Paul Flores, principal sospechoso de un asesinato ocurrido en California (EE.UU.) hace 25 años, fue acusada este 7 de mayo junto con su actual novio, Mike McConville, de haber ayudado a remover y cambiar de lugar el cadáver después de un registro policial realizado el año pasado, informan medios locales.

La demanda interpuesta por el abogado de los familiares de la víctima, la joven estudiante Kristin Smart, inicialmente sostenía que fue Rubén Flores, padre del presunto asesino, quien «al amparo de la oscuridad» trasladó el cuerpo de Smart desde su propiedad hasta otro lugar, unos días después que las autoridades realizaran un registro judicial de su casa en febrero de 2020. Sin embargo, ahora la demanda ha sido modificada y apunta también a la supuesta complicidad de Susan Flores y Mike McConville.

Liberan a tres hombres en EE.UU. que pasaron 25 años tras las rejas por un crimen que no cometieron

Según el abogado, algunos testigos vieron a Rubén, Susan y Mike «trabajando debajo de la casa» del primero de ellos en Arroyo Grande, California, aproximadamente el 9 de febrero de 2020.

Paul Flores, ahora de 44 años, fue arrestado el 13 de abril pasado y acusado por el asesinato de Smart. Rubén Flores también fue detenido bajo cargos de haber ayudado a su hijo a deshacerse de los restos de la joven. En estos momentos, Paul permanece en la cárcel, mientras que Rubén fue puesto en libertad bajo una fianza de 50.000 dólares. Está previsto que ambos regresen a la corte para una audiencia preliminar el próximo lunes.

Kristin Smart desapareció en mayo de 1996, a sus 19 años, cuando regresaba a su residencia en la Universidad Politécnica Estatal de California tras haber asistido a una fiesta. Fue vista por última vez en compañía de Paul Flores, quien por entonces era su compañero de clases. Hasta el día de hoy, su cuerpo no ha sido encontrado.



Source link