Una delegación de AEBU inició este martes 29 una recorrida por el litoral del país. Desarrolló conferencias de prensa, asambleas vecinales y presentó solicitudes de entrevistas con autoridades locales. Los problemas a plantear se han agravado con el paso del tiempo y no se limitan solamente a esta zona del país, sino que son de carácter general.

Desde hace años, el Consejo del Sector Financiero Oficial viene enfrentando la política de reducción de plantillas de los bancos del Estado por la vía de la no reposición de vacantes. Con  la llegada del nuevo gobierno la situación se agravó porque la reposición cubrirá solamente un tercio de los puestos vacantes por retiro de trabajadores. La aplicación de esta normativa ha conducido al despoblamiento de personal en muchas dependencias y derivado en una caída en el nivel de la atención al público, además del lógico desgaste adicional de los trabajadores que deben asumir, en adición a su trabajo propio, el de los que faltan. Esta realidad casi en nada se verá mitigada por el concurso llamado por el Banco República para la incorporación de apenas 183 trabajadores.

En un gobierno que entre sus postulados principales tiene la reducción del tamaño del Estado como estandarte, no debe extrañar que se incline por el cierre de dependencias bancarias oficiales o por reducir su jerarquía, al disminuir la extensión y calidad de sus redes. Esta tendencia -que ya había sido insinuada durante la gestión anterior del BROU- ahora se mantiene y agrava. El banco ha renunciado a instalarse en Ciudad del Plata, donde una población de 40.000 habitantes carece de todo servicio bancario.

Los ciudadanos de la localidad de Rafael Perazza reclamaron en abril que su dependencia del BROU vuelva a la apertura diaria. En el mismo departamento, las comunidades de Ecilda Paullier y Rodríguez hicieron presente la necesidad de que la microbanca con que cuentan sea elevada a la categoría de sucursal, ascenso que permitiría atender a todos los negocios y usuarios con mejor servicio.

Estos «achiques» sufridos por los vecinos y denunciados por el sindicato, además de la sobrecarga laboral que conllevan, tienen como resultado la privatización de servicios y su deriva a las agencias de quinielas u otro tipo de comercios, con la consiguiente caída de la calidad de atención.

Esas políticas son las que AEBU rechaza y la conducen a la lucha -antes en San José y ahora en Soriano, Río Negro, Paysandú y Salto-, con objetivos a dos puntas. Por una parte, sensibilizar a la población sobre el proceso regresivo que está viviendo y la afecta. Y por otro, mostrar al gobierno la oposición del sindicato a que este estado de cosas continúe y aun se profundice.

En la conferencia de prensa realizada el martes en Mercedes, Matías Arbizu -integrante del Consejo del Sector Financiero Oficial y presidente de la Comisión Representativa del Banco República- señaló que «las restricciones presupuestales de la eliminación de las vacantes significó para el Banco República (BROU) la destrucción de más de 400 puestos de trabajo, y para el Banco de Seguros (BSE) cerca de 200». Todo un llamado de atención del que debe tomar cuenta la ciudadanía. Esta es la raíz de la movilización de AEBU.

 



Fuente