Facebook Taylor Hawkins.
Facebook Taylor Hawkins.

Luego de que se confirmara la muerte del Taylor Hawkins, baterista de la banda Foo Fighters, en redes sociales se habla de una posible causa de muerte por el consumo de estupefacientes.

Ante esto el reconocido periodista de música, Alejandro Marín, llamó a la mesura y escribió en su cuenta de Twitter: “Ahora no empiecen a echarle la culpa al país porque Taylor se murió en Colombia si se murió de sobredosis, no sean tan pendejos”.

Al periodista le contestaron que muy difícil con el estigma que carga el país, ante lo que el periodista contestó “y el de los gringos siendo consumidores entonces? No jodás”.

El periodista también recordó que Hawkins no es el primer músico de su talla que muere en Colombia y escribió “no estoy haciendo comparaciones, pero yo creo que desde Gardel no se nos moría alguien tan grande en la música por estas tierras. Qué triste noticia la muerte de Taylor Hawkins. Queda uno muy aburrido”.

Por el momento, se sabe que el laboratorio de Sijín e investigadores se desplazaron al Hotel Casa Medina donde se hospeda la banda.

La banda en un comunicado confirmó el fallecimiento del músico de 50 años de edad

“La familia de Foo Fighters se encuentra devastada por la trágica e inesperada pérdida de nuestro amado Taylor Hawkins. Su espíritu musical y risa contagiosa vivirán con nosotros por siempre”, empieza el comunicado. “Enviamos nuestras condolencias a su esposa, hijos y familiares, y pedimos que su privacidad sea tratada con el mayor de los respetos en este tiempo inimaginablemente difícil”.

Vale recordar que en el 2001 el baterista de la banda liderada por Dave Grohl había estado en coma por una sobredosis de heroína y según el mismo músico desde el incidente se encontraba limpio.

“Estaba saliendo mucho. Yo no era como un yonqui per se, pero salía mucho de fiesta. Hubo un año en el que las fiestas se volvieron demasiado pesadas. Gracias a Dios, en cierto modo, ese tipo me dio una raya equivocada con la cosa equivocada una noche y me desperté diciendo ‘¿Qué mierda pasó?’. Ese fue un verdadero cambio para mí”, dijo el baterista en su momento.

Hawkins nació en Dallas, Texas, en 17 de febrero de 1972, pero se crió en California. Antes de unirse a Foo Fighters en 1997, fue el baterista de Alanis Morissette durante dos años. Reemplazó al baterista original de Foo Fighters, William Goldsmith, cuando la banda terminó la gira del disco The Colour and the Shape.

En 2004, formó el proyecto Taylor Hawkins and the Coattail Riders, donde tocaba la batería y cantaba, y con la que editó tres discos. También fue parte de la banda experimental Sylvia y editó un EP solista, Kota (2016).

Junto a Foo Fighters, Hawkins participó en todos los discos posteriores a su incorporación, desde There Is Nothing Left to Lose (1999) hasta Medicine at Midnight (2021). Más recientemente también estuvo involucrado en el proyecto de cóvers de Bee Gees y en la película de terror Studio 666.

Hawkins no era reconocido como un gran y preciso baterista, también era conocido por su voz que en más de una ocasión prestó para canciones de la banda, así como la presentación en Londres en la que los Foo Fighters tocaron dos covers de Led Zeppelin acompañados por Jimmy Page y John Paul Jones, guitarrista y bajista fundadores de la mítica banda inglesa.

SEGUIR LEYENDO:





Fuente