Leonardo Vial, escribe en su muro de Facebook:

“Con tu permiso te comparto esta historia sobre seis hermosos seres, dos yeguas, tres caballos, un potrillo y su madre, me dirás, Leo son siete y yo te diré eran siete, ahora son seis. 

Estos animales hace más de un año fueron rescatados por Caballos Libres – Rivera UY y fueron destinados a una comisaría en el interior de Rivera.

Ahora te los voy a presentar en fotos y con una breve historia de cada uno de ellos y mañana te contaré cómo sigue la vida de ellos.

También te pido que si te llega mi sentir lo hagas tuyo, lo compartas y si puedes colabora con la ONG, muchas gracias por tu sentir y tu ayuda, sea como sea siempre está bien en el orden del amor”.

Aho metakiase.

Posteriormente dice: “Ayer te compartí una historia sobre hermosos seres y todas sus vicisitudes, hoy con tu permiso te la sigo contando, desde ya gracias por tu tiempo.

Llegó el día de su libertad, ya están en Valle Edén, en su Edén, en nuestro Edén y para quienes caminamos hace tiempo en el orden del amor y en el espíritu, sabemos que nada es casualidad y como nada es casualidad llegan en un día de mucha lluvia, lluvia que regala y genera vida, tan necesaria y vital para todos los seres, ellos llegan de la misma forma que la lluvia cae, libres.

Dicha lluvia hizo también que nuestro Arroyo Jabonería, al que yo llamo «el arroyo con espíritu de río», creciera mostrando toda su belleza y libertad de ser quien es, lo que no permitió el cruce del camión con los caballos, hoy ellos hasta que baje el arroyo se quedarán en la casa de hermanos del camino.

Agradecer profundamente a Maria Noel Silva Bentancur  y a Pedro Piriz Silva  por su apoyo y hermandad para hospedar a los caballos.

Agradecer a Caballos Libres – Rivera UY, a su Directora Sheila Vieira da Cunha , a todos los que apoyaron y agradecerme, a todos por todo el amor y trabajo.

Esto no es el principio ni el fin, es la continuidad y presente del trabajo realizado por muchos años por   Caballos Libres, que sé seguirá haciendo cada vez mejor y más con el apoyo de todos. Somos un solo ser, un solo corazón”.

Infinitamente gracias vida.

Aho metakiase.



Fuente