A la hora de comer existen muchos alimentos que pueden ir en una dieta saludable. Conocemos algunos de los más destacados.
Elegir a diario los alimentos que pueden ir en una dieta saludable es una de las mejores formas de aportar los nutrientes que el cuerpo necesita. Así se consigue la energía suficiente y un desarrollo óptimo de todas las funciones.
Muchos patrones alimentarios pueden ser saludables si en su base se encuentran productos frescos y de calidad. Cada uno debe encontrar la forma de comer que mejor se adapte a sus gustos y situación personal. No es es ningún caso una lista exhaustiva, pero es un buen punto de partida para aportar variedad.

Verduras: Todas las verduras son una importante fuente de vitaminas, minerales y antioxidantes. Además, son ligeras y aportan fibra, una gran aliada para la prevención de muchas enfermedades no transmisibles, como la diabetes, la obesidad o las patologías cardiovasculares.
Brócoli. Una de las verduras con más vitamina C que viene acompañada de otros nutrientes muy interesantes. Cuando se sirve con alimentos que aportan hierro colabora a mejorar la absorción de este mineral.
Calabaza. Su llamativo color naranja es sinónimo de carotenos, un componente antioxidante perfecto para mantener piel y ojos sanos. De sabor dulce y suave es una verdura perfecta para introducir en un gran número de platos.
Pepino. Un alimento muy popular, sobre todo en verano. Es ligero, hidratante y diurético. Se puede servir solo, en ensaladas o para acompañar todo tipo de patés vegetales para untar.
Tomate. El tomate se clasifica dentro del grupo de las verduras, aunque en realidad es una fruta. Está en la base de la gastronomía de muchos países y es uno de los mejores proveedores de licopeno.
Verduras de hoja verde: En este grupo de vegetales se incluyen lechugas, rúcula, endivias, acelgas y espinacas. Son ideales para crear todo tipo de platos y ensaladas. La Guía dietética de Estados Unidos del 2020 recomienda su consumo como un grupo específico dentro del conjunto de todas las verduras.
Frutas: Otro de los grupos importantes a tener en cuenta son las frutas. Su ingesta recomendada es de unos 400 gramos al día, lo que equivale a 3 raciones. Es interesante que se ingieran en su forma fresca y entera siempre que sea posible.
Papaya y piña. Estas dos frutas tropicales contienen muchos de los nutrientes que abundan en otras frutas. Sin embargo, destacan por su contenido en enzimas digestivas. Algo que las convierte en ejemplares únicos y unas perfectas aliadas de las digestiones lentas y pesadas.
Frutos rojos. Bajos en carbohidratos, dulces e hidratantes son los frutos rojos. Las fresas, las frambuesas, los arándanos y las moras son perfectas para proteger la vista, gracias a la presencia de luteína y zeaxantina.
Naranjas. Una de las frutas preferidas para obtener la dosis de vitamina C diaria. Esta es necesaria para la síntesis de colágeno, como antioxidante y para un buen funcionamiento del sistema inmunitario.
Manzanas.Las manzanas son dulces y crujientes, por lo que son perfectas para un desayuno o merienda fuera de casa. Del mismo modo, se pueden introducir en ensaladas, porridges o guisos, permitiendo aumentar de forma fácil la presencia de fruta en el día a día.
Bananas. Fáciles de transportar y fáciles de comer. Los plátanos se convierten en un tentempié ideal para niños o deportistas, pues son energéticos, digestivos y una de las frutas con más cantidad de potasio.



Fuente