La encargada del Archivo Documental de AEBU, Andrea Moreni, presentó una memoria sobre lo trabajado en su área y una propuesta para los próximos años, que implica -entre otras ideas- una conexión con otros archivos sindicales. Moreni explicó que la propuesta tiene el apoyo de la dirección para dar continuidad al trabajo del archivo en los términos proyectados. Asimismo el proceso se hará colectivo en ámbitos del Consejo Central.

«Hice una fundamentación y una memoria de lo que fue el proyecto, para que se pueda comprender en qué consistió el proceso de trabajo de estos diez años. El plan futuro supone varias etapas aún en evaluación y desarrollo, porque está en función de lo que se pueda articular con el Pit-Cnt. Interesa trabajar en línea con él; la idea es resolver las debilidades comunes y desarrollar soluciones colectivas que ayuden a constituir una red. Mientras tanto, seguiremos nuestra tarea en paralelo. Entre otros pendientes debemos controlar el deterioro irreversible de los materiales con el paso del tiempo, inventariar documentos aún no clasificados, escanear fotos y avanzar en el acceso público», explicó.

Sobre sus proyectos presentó un punteo de posibles propuestas. Entre ellas mencionó continuar el apoyo mutuo con las áreas de Prensa y de Formación del sindicato, de manera de hacer visible el archivo para los afiliados o para otros posibles interesados en investigar a partir de sus recursos. Consideró también otras formas de hacer conocer el archivo «mediante la creación de mesas de conversación o el desarrollo de un espacio permanente en el Portal AEBU, donde el archivo histórico se presente en forma cotidiana con una galería de fotos e información de interés». También manejó la idea de crear una plataforma similar a Omeka, que «permite generar publicaciones a través de ese software y hacer una web particular donde estén las colecciones digitales de AEBU».

Como el archivo necesita alimentarse y crecer, Moreni también se manifestó interesada en la recolección de documentos, «ya sea por iniciativa nuestra o por recepción de los materiales que la gente nos va aproximando». Asimismo entendió que lo proyectado en general no requerirá grandes inversiones, y que algunas de las cosas previstas «se pueden hacer con el propio personal de AEBU que normalmente -sin saber que está haciendo un trabajo de archivo- conserva algunos de los materiales». Estos funcionarios, a su entender, «fueron los primeros protagonistas del cuidado de las cosas, por el hecho de conservar».

En este sentido la responsable del archivo entiende como parte de su tarea la «generación de hábitos de organización y respaldo, como los que aplica la gente de la Secretaría Gremial en sus tareas administrativas de conservación de documentos, que más tarde constituirán archivos. Materiales que en primera instancia son de utilización cotidiana o esporádica van a constituir luego material de archivo histórico, como las actas del Consejo Central o los padrones de afiliados, por ejemplo. La conservación de esos padrones podría ser muy importante para un estudio sociológico que se interese en ver la evolución de la afiliación en relación con las empresas, o cómo ha sido en términos de género y de distribución en el país. Son fuentes riquísimas para estudiar más adelante».



Fuente