Durante casi todo el día, Alberto Fernández estuvo reunido este viernes con sus colaboradores cercanos en la Casa Rosada. El presidente argentino canceló el viaje a México que tenía agendado este fin de semana para participar en la cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), en la que su país asume la presidencia protémpore, y se enfocó en la situación interna.

En medio de las tensiones que generó en el Frente de Todos la pérdida de votos en las primarias del domingo, previas a las legislativas del 14 de noviembre, trabajó en el “relanzamiento” del gabinete, como lo llamó el gobierno, para intentar dar respuesta a los votantes desconformes y a las diferencias entre el ala del oficialismo que responde al presidente y la que está alineada con la vicepresidenta, Cristina Fernández.

A la noche, anunció su nuevo equipo de gobierno. Uno de los principales cambios fue el del jefe de Gabinete. En lugar de Santiago Cafiero, resistido por el kirchnerismo, fue designado Juan Manzur, exministro de Salud kirchnerista. Era el candidato propuesto públicamente por la expresidenta para ese cargo. Pero Cafiero no quedó fuera del gabinete, sino que será el nuevo canciller argentino, en reemplazo de Felipe Solá.

También se suman al Ejecutivo otros exministros de gobiernos kirchneristas: Aníbal Fernández será el titular de Seguridad, Julián Domínguez el de Ganadería, Agricultura y Pesca, y Daniel Filmus el de Ciencia y Tecnología. Completan el equipo Jaime Perzsyc, como ministro de Educación, y Juan Ross, como secretario de Comunicación y Prensa. No hubo anuncios en Economía, cartera a cargo de Martín Guzmán, pese a que la vicepresidenta ha cuestionado la conducción económica.

El kirchnerismo reclama que la política económica privilegie el apoyo a quienes perdieron sus ingresos durante la pandemia y están en situaciones más vulnerables, en lugar de cuidar la disciplina fiscal.

Lugo de las elecciones, el ministro del Interior, Eduardo Wado de Pedro, y otros integrantes del Gabinete y altos funcionarios que responden a la vicepresidenta, pusieron su renuncia a consideración del presidente. “Escuchando sus palabras del domingo por la noche, donde planteó la necesidad de interpretar el veredicto que ha expresado el pueblo argentino, he considerado que la mejor manera de colaborar con esa tarea es poniendo mi renuncia a su disposición”, dijo De Pedro en su carta de dimisión, pese a la cual, hasta este viernes seguía en el gobierno.Pese a estas tensiones, Guzmán encabezó el miércoles un acto público junto al presidente.

 



Fuente