El presidente argentino, Alberto Fernández, presentó el lunes los lineamientos a nivel nacional para el abordaje integral de la salud mental que apunta, además de una mejor atención, a que deje de ser un tabú.
«En salud mental no hay vacunas, pero hay acciones. Por eso lanzamos la Estrategia Federal de Abordaje Integral de Salud Mental y Consumos Problemáticos. Necesitamos el trabajo mancomunado de diferentes ministerios con las 24 jurisdicciones, con el apoyo de la Organización Mundial de la Salud, la Organización Panamericana de la Salud y Unicef», dijo el mandatario en la presentación realizada en el Hospital Nacional en Red Laura Bonaparte.

Fernández recordó que la salud mental fue durante muchos años un tema tabú y consideró que «ya no puede seguir siéndolo». «No lo vamos a esconder debajo de la alfombra. No vamos a dejar que alguien quiera decidir que de eso no se habla, es hora de que hablemos. Vamos a priorizar saldar otra deuda que es la plena implementación de la Ley de Salud Mental», añadió.

Además, resaltó que la pandemia de covid-19 «generó estrés, ansiedades, miedos y mucho sufrimiento».
«Estos fenómenos globales tienen consecuencias emocionales colectivas. Los datos muestran que hubo un aumento notable de la necesidad de asistencia de la salud mental por parte de la sociedad», expresó.
Más de mitad de la población argentina manifestó haber sentido algún padecimiento psíquico durante la pandemia, según los resultados preliminares de una serie de investigaciones sobre salud mental y coronavirus que realiza el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet), confirmaron a la agencia estatal Télam desde la Casa Rosada.

(Sputnik)



Fuente