El Gobierno argentino indicó que trabaja en un “pacto para
el buen uso de las redes sociales” para que “dejen de intoxicar el espíritu” de
la democracia, según una presentación que hizo este martes el llamado Consejo
Económico y Social (CES) en la que participó el presidente Alberto Fernández.

“Vamos a profundizar los lineamientos centrales del uso de
las redes sociales para el bien común”, dijo el secretario de Asuntos
Estratégicos y titular del CES, Gustavo Beliz, en un acto realizado en el
Centro Cultural Kirchner.

“Estamos trabajando con un estudio pionero que marca y
propone un pacto para el buen uso de las redes sociales y que dejen de
intoxicar el espíritu de nuestra democracia”, explicó Beliz.

El funcionario indicó que se ha convocado a 40 universidades
de Argentina “para pensar y proponer iniciativas”.

En la convocatoria del CES, se expuso la agenda federal y
productiva para este año —con el objetivo de profundizar la recuperación del
tejido productivo, generar empleo e inclusión real y fortalecer los consensos—
y se presentaron los ejes del Plan Argentina Productiva 2030.

La presentación contó con la presencia de gobernadores y
representantes de sindicatos, de cámaras empresarias, de la academia y de la
sociedad civil.

Beliz agregó, entre otras cuestiones, que este año Argentina
invertirá 8.000 millones de dólares en obras que tienen que ver con el cambio
climático y que en ese contexto el país sudamericano avanzará en un “plan
estratégico quinquenal en la cuestión del agua”.

El ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, detalló
que el Plan Argentina Productiva 2030 propone crear 2 millones de puestos de
trabajo asalariados en el sector privado formal, sacar de la pobreza a 9
millones de personas, crear 12 mil empresas por año, lograr una
descentralización productiva, reducir la desigualdad, así como llevar adelante
una agenda ambiental y de género.

FUNDACIONAL

Al cierre, el presidente Alberto Fernández reconoció que la
inflación es “el mayor problema” que tiene Argentina, que en febrero pasado
alcanzó el 52,3 % interanual, del cual indicó que de los 50 puntos, 10
corresponden al contexto internacional y 40 a la situación de Argentina: “Eso
hay que revisarlo”.

El mandatario argentino habló de tomar “el momento
fundacional” e indicó que “el escenario está dado”, luego del cierre de las
negociaciones de la deuda de 44 mil millones de dólares con el Fondo Monetario
Internacional, que todavía genera diferencias políticas al interior del
oficialismo.

“Demos una oportunidad al diálogo para ver si podemos
construir algo nuevo”, pidió Fernández, luego de referirse a una “primera
charla” que había tenido con la Unión Industrial Argentina y la Confederación
General del Trabajo y en la que “tienen que estar muchos más”.

En tanto, recordó que «está bien» que Argentina
venda los recursos alimenticios, mineros, hidrocarburíferos que el “mundo
reclama”, pero “no está bien” que eso se convierta en un problema para los
argentinos.

Al mundo le pidió que cambie “especialmente en sus lógicas
especulativas para que favorezca una mejor distribución del ingreso” y recordó
que nadie reconoce a la Argentina su condición de acreedores ambientales.

EFE





Source link