Manifestantes fascistas asaltaron la sede de la central sindical italiana Confederazione Generale Italiana del Lavoro (CGIL) en Roma, durante protestas contra la obligatoriedad de las vacunas por la covid-19. Según informó la propia central su sede sufrió graves daños. “La sede de la CGIL ha sido atacada y devastada hoy en Roma durante una demostración contra el pase verde. Este es un vil ataque fascista. Un ataque a la democracia y a todo el movimiento obrero que rechazaremos”, indicó la central sindical en sus redes sociales.

Los manifestantes protestaban contra el denominado Pasaporte Verde, un certificado que da cuenta que se recibió la vacuna y será obligatorio para trabajar.

A consecuencia del asalto, las fuerzas del orden detuvieron a 12 personas, comunicó el diario La Repubblica, citando fuentes de policía romana.

«Durante la noche fueron arrestadas doce personas, que participaron en los enfrentamientos de ayer en Roma, entre ellos los jefes de Forza Nuova (partido de ultraderecha)», en particular el fundador del movimiento Roberto Fiore y el director de la sección romana Giuliano Castellino, informó el rotativo.

Violenta manifestación

El sábado miles de manifestantes antivacunas y simpatizantes de la extrema derecha salieron a las calles de Roma para protestar contra el pase sanitario que desde el 15 de octubre será obligatorio para todos los empleados públicos y privados, con la excepción de los que trabajan a distancia.

Mientras trataban de llegar al Palazzo Chigi, la residencia del Gobierno, se enfrentaron con la policía en pleno centro de la capital italiana.

Además, asaltaron la sede de Confederación General Italiana del Trabajo (CGIL), el sindicato más importante del país.

Que nadie piense que van a llevar a Italia de vuelta a los años del fascismo»

El ataque fue respondido por grupos de militantes sindicales que retomaron el control del local y con los puños levantados entonaron “Bella Ciao”, la histórica canción con que los Partisanos combatieron el fascismo de Mussolini.

Posteriormente informó la CGIL que convocó a una “gran movilización nacional por la paz y anti fascista” para el 16 de octubre. “Todas nuestras sedes estarán abiertas y responderemos al fascismo en la calle”, dijeron.

Mauricio Landini, secretario general de la CGIL dijo que el asalto “es un acto fascista. Un ataque a la democracia y a los trabajadores que rechazamos. Que nadie piense que van a llevar a Italia de vuelta a los años del fascismo».

Fascistas copan reclamos

En Italia cerca del 80% de los mayores de 12 años tienen el esquema completo de vacunación y el respaldo a la vacunación y al  Pasaporte Verde es ampliamente mayoritario.

Los grupos fascistas han copado el reclamo anti vacunas y las demostraciones son, como es habitual en esos grupos, muy violentas.



Fuente