El sismo de magnitud 7,1 que sacudió la ciudad de México y regiones aledañas la noche de este martes registró al menos un muerto, aunque aún no se reportaron daños mayores, salvo la caída de bardas y piedras y diversas escenas de pánico entre la gente que desalojó casas y edificios.

La alerta sísmica permitió a muchas personas evacuar a tiempo de las estructuras, segundos antes de que ocurriera el terremoto.

El sismo tuvo su epicentro 11 kilómetros al sureste de Acapulco, en el estado de Guerrero, a más de 370 kilómetros al sur de Ciudad de México, de acuerdo con el Sismológico Nacional.

En un primer momento, esta entidad reportó una magnitud de 6,9. Sin embargo, luego se confirmó -mediante el Servicio Geológico de Estados Unidos- que el sismo fue de 7,1 puntos.

Luces en el cielo

Los usuarios de redes sociales también compartieron las luces y destellos que se vieron sobre el cielo de la capital mexicana mientras el suelo temblaba. La explicación es que se trataría de un fenómeno natural que se da por los movimientos sísmicos que cargan a la tierra y generan esa energía. Se lo conoce como “luces de terremoto” y han sido documentadas desde los años 1600, según un informe de la Asociación Sismológica de Estados Unidos.

La situación hace rememorar el sismo de 2017 en la que murieron al menos 300 personas y se repite la escena con una noche lluviosa y transformadores explotando por el sismo de 7.1 en Acapulco, Guerrero.



Fuente