Australia anunció el martes una amplia arremetida contra el uso de vapeadores y acusó a las empresas tabacaleras de atraer a los adolescentes para crear una nueva «generación de adictos a la nicotina».

Presentada como una de las mayores reformas contra el tabaco en una década, Australia prohibirá los vapeadores descartables de un solo uso, frenará la importación de estos aparatos sin receta y restringirá la cantidad de nicotina que pueden contener los cigarrillos electrónicos.

Australia ha estado a la vanguardia de los intentos de erradicar el tabaco, y en 2012 fue el primer país en presentar leyes de «empaquetado simple» para cigarrillos, que fue copiada por Reino Unido, Francia y otros países.

Con los fuertes impuestos a la venta del tabaco, el coste de los cigarrillos en Australia se sitúa entre los más caros del mundo, con un precio de alrededor de 33 dólares por una cajetilla de 25.

También presenta una de las tasas de fumadores más bajas del mundo, según el Instituto Australiano de Salud y Bienestar, pero ha tenido un aumento de personas menores de 25 años que comienzan a consumir cigarrillos.

En los últimos años, Australia ha luchado por contener la explosión de vapeo recreativo, sobre todo entre adolescentes.

«El vapeo se ha vuelto el principal tema de comportamiento en colegios. Y se está extendiendo a las escuelas primarias», dijo el ministro de Salud, Mark Butler, en un discurso.

«Tal como lo hizo con el tabaco, la industria tabacalera tomó otro producto adictivo, lo envolvió en un paquete vistoso y agregó sabores para crear una nueva generación de adictos a la nicotina», agregó.

Aún se podrán comprar los vapeadores, pero con una receta, como una herramienta para dejar de fumar.

Las reformas del gobierno han sido elogiadas por la Asociación Médica Australiana y el Consejo Australiano sobre Cáncer.

Teóricamente está prohibido comprar cigarrillos electrónicos en Australia sin receta, pero en la práctica son fácilmente asequibles en pequeñas tiendas en todo el país.

Un estudio de 2022 de la Universidad Nacional Australiana determinó que los adolescentes que vapeaban tenían tres veces más posibilidades de comenzar a fumar.

«El uso de nicotina en niños y adolescentes puede conducir a una adicción de por vida, así como dificultades de concentración y aprendizaje», indicaron los investigadores.

La jefa del Consejo sobre Cáncer, Tanya Buchanan, comentó que Australia enfrenta una «epidemia de vapeo» y tiene una pequeña ventana de oportunidad de controlarla.

Comentó que los cigarrillos electrónicos son inseguros y amenazan «los logros australianos para reducir las tasas de fumadores».

Fuente: AFP 





Source link