Publicado:

Alrededor del 47 % de los australianos no está de acuerdo en cambiar la situación de la población indígena para otorgarle derechos adicionales.

El primer ministro de Australia, Anthony Albanese, ha fijado el 14 de octubre como fecha para la histórica votación para decidir si establecer en la Constitución un órgano que asesore al Parlamento en cuestiones que afectan a la población indígena del país, informa Bloomberg.

La iniciativa denominada La Voz se convirtió en una prioridad para el Gobierno de Albanese, quien señaló repetidamente que la enmienda podría mejorar la situación de los australianos indígenas, que representan el 3 % de la población total del país. Cabe resaltar que los cambios solo serán aceptados si se logra la llamada «doble mayoría», es decir, debe haber una mayoría entre la población y una mayoría entre los seis estados que la apoyan.

La ONU elimina documento que consideraba extintos a los aborígenes de Tasmania

En caso de un resultado positivo, los australianos indígenas serán reconocidos oficialmente por la Constitución y también recibirán el derecho al llamado «voto en el Parlamento», el derecho a ser consultados sobre las leyes que afectan a sus comunidades.

Sin embargo, una encuesta realizada por Essential Research a principios de agosto mostró que la situación en torno a la votación es muy variada. Según los últimos datos, el apoyo a la iniciativa ha caído hasta el 43 %, mientras que el número de votos por el no ha aumentado llegando hasta el 47 %.

Además, existe la preocupación de que el fracaso del referéndum pueda dañar la reputación de Australia. Sin embargo, los partidarios del ‘no’ están convencidos de que tal cambio constitucional viola la igualdad, ya que un grupo de australianos no debería tener más derechos que otros. También señalan que en la práctica la vida de los australianos indígenas no cambiará mucho, pero la enmienda en sí tendría consecuencias legales.



Source link