El economista y analista Daniel Barrios afirmó que el siglo XXI “ya es el siglo de China” y que “no hay país en el mundo que haya logrado las transformaciones en tan solo 40 años como China”.

Durante una conferencia en el local de Fuerza Renovadora (Frente Amplio), titulada “La China del siglo XXI”, Barrios fue muy crítico respecto a un posible tratado de libre comercio entre Uruguay y ese país.

Barrios es un especialista en China y su proceso de cambios, doctor en economía y columnista de Caras y Caretas. Recordó que conoció a China a partir de 1989 cuando viajó integrando una delegación encabezada por el exsecretario general del Partido Comunista Jaime Pérez. “Tuve oportunidad de conocer a Deng Xia Ping, en mi opinión el personaje más influyente del siglo XX”, a quién definió como el “mentor y ejecutor del proceso de apertura chino”.

Destacó como en primer lugar que con el ascenso de China el mundo está viviendo “un cambio epocal”.

Precisó que la irrupción de China “no es un hecho más que puede cambiar ciertos equilibrios”, sino que se trata de “un cambio de época y, no tengo ninguna duda, que el siglo XXI, ya lo es y va a ser el siglo de China”.

«Estaba naciendo otra historia»

Recordó que en 1989, tras la caída del campo socialista el pensador Francis Fukuyama “hablaba del fin de la historia. Decía que el mundo se encaminaba a un modelo occidental en el cual el liberalismo y la democracia occidental iban a permear al mundo entero”.

Sin embargo “estaba naciendo otra historia, otra que significo las transformaciones mas extraordinarias de la historia universal”. “No hay país en el mundo que haya logrado las transformaciones en tan solo 40 años como China”, sostuvo.

Respecto a ese proceso señaló, a modo de ejemplo, que “en menos de 40 años, si lo medimos en la paridad del poder adquisitivo, desde hace 5 años ya es la primera economía del mundo. En dólares corrientes lo va a ser en menos de tres años”.

“Ese país, en las proyecciones del Banco Mundial, en 2050 va a duplicar a Estados Unidos y va a sumar lo que es Estados Unidos y la Unión Europea tomados juntos”, agregó.

“En 2030 ese país será un tercio un de la economía global”, sostuvo.

Y recordó que China es un país que “en menos de 30 años a 800 millones de la pobreza”. Incluso, “en julio pasado, cuando se cumplió el centenario del Partido Comunista Chino, el presidente Xi Yin Pin anunció que no hay más extrema pobreza”.

La economía de un país en desarrollo

Barrios subrayó que este proceso lleva a que “por primera vez en la historia moderna la economía más grande del mundo ser de un país en desarrollo”.

Tras recordar que China tiene un pasado colonial, que fue invadida y ocupada por varias potencias europeas, se convierte en primera economía mundial. “Por primera vez en la historia moderna la principal economía del mundo no proviene de Occidente sino todo lo contrario. China es un país de Oriente y China nunca va a ser un país con modelos occidentales”.

Más adelante, hablando de las características nacionales de China, subrayó que China “no es un estado nación. China es mucho más: un estado civilización. Quiere decir que es un Estado que ha logrado una continuidad de más de 2.500 años en su concepción de gobierno, de la participación participación popular, entre otras cosas”.

Más adelante hizo referencia a lo que se denomina “el sueño chino de Xi Yin Ping”. Eso significa “devolverle a China la grandeza que tuvo en otros momentos”.

“El santo y seña de ese sueño va a ser posible si cumplimos los dos centenarios, señal Xi. El primero, junto a la fundación del Partido Comunista, es que no haya chinos pobres y que se transforme un sociedad moderadamente cómoda. El segundo, en el 49, que sea un país socialista moderno y avanzado en tecnología”, agregó.

“Llegó el momento de sacarnos de la cabeza a la China fábrica del mundo, productos baratos, etcetera. China es hoy tecnología, nuevas tecnologías, inteligencia artificial, todo es creado por empresas chinas. Es líder mundial en tecnologías”, precisó.

Libre comercio

Barrios culminó su charla haciendo mención al tratado de libre comercio Uruguay-China.

Tras cuestionar el manejo que del tema ha hecho el gobierno de Luis Lacalle Pou, precisó que el tema no va a prosperar, porque “si a China le interesa Uruguay es por las relaciones con el Mercosur”.

Hizo una mención a la pandemia y la crisis económica de 2008, señalando que, en primer lugar, “en este país nos ufanamos que hubo 7.000 muertos, en China murieron 5.000. Si se guarda la proporción tendrían que haber muerto 2.800.000. Eso fue posible porque hay un gobierno con un respaldo enorme de la población que entendió las medidas”.

Respecto a la crisis de 2008, “exportada por Estados Unidos”, recordó que la china fue la única economía que no dejó de crecer y que fue la locomotora para la recuperación de la economía mundial.



Fuente