Para quienes aún no me conocen mí nombre es Juan Pablo Arcaro y tengo el gran honor de estar en la vicepresidencia del nuevo partido político BASTA YA y también de presidir la primera agrupación departamental de Montevideo que se presentará en las próximas elecciones con el número de lista 139. Hoy quiero destacar mí indignación al ver cómo en nuestro querido país pasan cosas indignantes como por ejemplo que al pedir la renuncia de un ministro este vuelva a ocupar banca en el Senado de la República, en lo que va de este periodo de gobierno fueron cesados tres ministros, uno por demostrar incapacidad en el cargo que ocupaba, otro por usurpación de título y el último por un caso explícito de corrupción y clientelismo político, en el primer caso el ex-ministro Pablo Bartol fue designado como gerente de Desarrollo Social de la CAF, en el segundo caso el ex-ministro Adrián Peña volvió a ocupar la banca del Senado y por último la ex-ministra Dra. Irene Moreira esposa del senador Guido Manini Ríos también volvió a ocupar su banca en el Senado, es decir que en lugar de mandarlos para la casa por haber sido cesados ineptos, mentirosos y hasta corruptos se los premia devolviéndole su banca en el Senado para que sigan cobrando $ 16.000 por día, y al que no sea legislador se lo acomoda a dedo en cargos de muy buena remuneración.

Personalmente creo que llegó la hora de que se termine con todo el amiguismo político y empecemos a dejar en la casa a todo funcionario que sean cesados o «echados» de su cargo, basta de seguir premiando y/o acomodando a personas que no son aptas o no son dignas de ocupar cargos públicos.



Fuente