Un bombardeo en la mañana del domingo en Kiev dejó dos heridos en un complejo residencial cercano al centro de la capital ucraniana, que no registraba ataques rusos desde comienzos de junio, constataron periodistas de la AFP.

«Tras un bombardeo enemigo, se produjo un incendio en un edificio de nueve plantas», comunicó el servicio estatal de emergencias en Telegram.

Al menos dos personas fueron hospitalizadas, indicó en Telegram el alcalde de la capital, Vitaly Klitschko, quien precisó que había gente «bajo los escombros», por lo que el balance podría agravarse.

Se trata de «intimidar a los ucranianos (…) ante la proximidad de la cumbre de la OTAN», que se llevará a cabo en Madrid del 28 al 30 de junio, declaró Klistchko que acudió al lugar donde se produjo el bombardeo.

Un equipo de la AFP vio los tres pisos superiores de un edificio en llamas y la escalera completamente destruida, mientras la policía acordonaba el área.

Cuatro explosiones se escucharon hacia las 06H30 locales (03H30 GMT), media hora después de que sonaran las sirenas antiaéreas en la ciudad.

«Un misil fue derribado por la defensa antiaérea en la región de Kiev, los escombros cayeron sobre una aldea», dijo el gobernador de la región de Kiev, Oleksiy Kuleba, en Telegram. «El enemigo golpeó la capital», agregó.

«Varias explosiones en el distrito de Chevchenkivsky», desde el centro hacia el noroeste de la capital, indicó en Telegram el alcalde de Kiev, Vitali Klitschko.

«Ambulancias y personal de rescate están en el sitio. En dos edificios, el rescate y la evacuación de los residentes está en curso», agregó.

Un diputado ucraniano, Oleksiï Goncharenko, afirmó en Telegram que los rusos habían disparado 14 misiles contra Kiev y su región en la mañana.

Muchos residentes, entre ellos una mujer en bata de baño, estaban al pie de los edificios. Muchos de ellos lloraban.

«Es la tercera vez que bombardean aquí. Me desperté con la primera explosión, fui al balcón y vi caer misiles y escuché una explosión enorme, todo vibró», dijo a la AFP Yuri, un residente de 38 años, que se negó a dar su apellido.

Irena, de 32 años, salió con su hijo Makar, de 17 meses. «Bajamos con nuestra mochila de emergencia que está al lado de la puerta desde el comienzo de la guerra porque tuvimos que evacuar», dijo.

«Hubo cuatro misiles a partir de las 6H30», dijo por su lado Edouard Chkouta, un habitante del edificio aledaño.

Alcanzaron un edificio «directamente en los últimos pisos y vi gente herida», agregó.

El último ataque ruso en junio fue contra una fábrica en la periferia de Kiev y dejó un herido.

A finales de abril, una periodista ucraniana de Radio Liberty murió en su apartamento de Kiev, en un bombardeo durante la visita a la capital del secretario general de la ONU, Antonio Guterres.

bfi-ant/ob/atm/rsr/zm/mar/zm





Fuente