Bolsonaro desafió una vez más la pandemia e ignorando las prohibiciones locales de aglomeración encabezó en Sao Paulo una multitudinaria caravana de motociclistas.

El mandatario participó en la caravana convocada por sus partidarios y grupos evangélicos y sin usar mascarilla lideró el gigantesco desfile de miles de motociclistas que se concentraron en las afueras del sambódromo de Anhembí, en la capital paulista.

«Por la libertad, por la democracia y ¡acelera por Cristo!», fueron las palabras de orden de salida dadas por Bolsonaro, quien antes de participar de la caravana saludó y se tomó fotos con personas que se aglomeraron en la Avenida Olavo Fontoura, en la zona occidental de la mayor ciudad brasileña.

Finalmente, el presidente de Brasil fue controlado y multado con cien dólares por infringir las normas vigentes contra la propagación del SARS CoV2 en Sao Paulo. Así lo informaron las autoridades de la ciudad paulista además de indicar que también fue amonestado el hijo del presidente, Eduardo Bolsonaro y el ministro de infraestructura, Tarcisio Gomes por no usar mascarilla e infringir las normas de distanciamiento físico.

El presidente critica regularmente las medidas de confinamiento y el uso de mascarillas, y promociona medicamentos como la cloroquina y la hidroxicloroquina a pesar de que los estudios muestran que son ineficaces contra el covid-19.



Fuente