FútbolUy. Seguinos en Twitter @futbolportaluy

Nacional logró una victoria clave sobre Peñarol por 2-0 este domingo en el Gran Parque Central, donde se subió a la cima del Torneo Apertura y además se sacó una mochila histórica; el primer clásico en su estadio del Siglo XXI quedó en casa.

Hubo poco para destacar en un primer tiempo opaco. Una atajada de Sergio Rochet en un tiro libre de Pablo Ceppelini (luego el arquero tapó un remate de Facundo Torres en el segundo tiempo), el balance de Facundo Píriz en el mediocampo y la solidez de Nicolás Marichal, jugando con la solvencia de un experimentado.

En el complemento no empezó bien Mathias Laborda, quien se sumó poco al ataque y empezó a complicarse a partir del ingreso de Facundo Torres, pero inició la jugada del 1-0; cambio de frente perfecto para que Brian Ocampo hiciera el resto. El 7 recibió, encaró a Juan Acosta y anotó entre las piernas de Kevin Dawson. Ese golazo, sumado a los arranques del primer tiempo que no llegaron a concretarse, lo transformó en la figura del clásico.

Lo que no pudo hacer Gonzalo Bergessio, a quien le llegó muy poco la pelota, ni Alfonso Trezza, quien malogró un mano a mano definiendo mal en el primer tiempo, lo hizo Camilo Cándido. Otro de los que llegó desde Brasilia en la madrugada pasó a jugar de volante a partir del ingreso de Christian Almeida, robó en campo rival, encaró hacia el área y liquidó el pleito. Fue un gran partido del zurdo lateral surgido en Rampla Juniors.

El punto más flaco estuvo en el costado izquierdo del mediocampo, donde Gabriel Neves salió a los 21’ después de que Gustavo Tejera le perdonara la segunda amonestación, pero en su lugar ingresó Maximiliano Cantera y cumplió. A sus habituales pinceladas sumó un despliegue que distó mucho del que hizo Joaquín Trasante, pero estuvo por encima de lo que suele dar.

FútbolUy. Seguinos en Twitter @futbolportaluy





Source link