El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, aseguró
este martes ante la Asamblea General de las Naciones Unidas que su Gobierno
sufrió “ataques sistemáticos” de “algunos países” por las “decisiones tomadas”
para combatir la violencia en el país centroamericano.

Bukele habló sobre los “cambios” realizados en el
país, como la sustitución del fiscal general y de magistrados de la Corte
Suprema de Justicia (CSJ) – cuyos procesos fueron cuestionados -, y aseguró que
“fue en ese momento cuando comenzaron las condenas internacionales, algunos
países, medios de comunicación, algunos expertos iniciaron ataques sistemáticos
contra cada una de las decisiones que tomábamos”.

El mandatario señaló que “personas que nunca usaron su
poder e influencia para exigir seguridad para nuestra gente asesinada, de
pronto estaban en contra de nuestras decisiones para detener la masacre”.

Indicó que “países que nunca condenaron el asesinato
de 30, 40 y hasta 50 salvadoreños por día, de pronto nos exigían explicaciones
de por qué cambiamos al fiscal, a los magistrados o los jueces”.

“¿No les parece absurdo que nos cuestionarán por eso?”,
expresó.

Bukele, que en 2024 buscará la reelección a pesar de
señalamientos de que es inconstitucional, aseguró que “si los hubiéramos
escuchado seguiríamos perdiendo miles de salvadoreños a manos de los
terroristas. Gracias a Dios no les hicimos caso”.

“Nos criticaron y condenaron por cada una de las
decisiones que tomamos. Intelectuales, periodistas, políticos y organizaciones
de todas partes se enfrascaron en un debate sobre lo que estábamos haciendo”,
apuntó y añadió: “Hoy vengo a decirles, ese debate se acabó y que las
decisiones que tomamos fueron acertadas”.

Bukele aseguró que el país “ya no es la capital
mundial de la muerte”, sino que “hoy somos un referente de seguridad y nadie lo
puede poner en duda, ahí están los resultados, son irrefutables”, acotó.

Aseguró que su Gobierno está “construyendo más y
mejores relaciones con países aliados que quieren ayudarnos a construir nuestro
país, a construir nuestros sueños”.

Además, sostuvo que “ningún país tiene el derecho de
imponer sus ideas, de imponer sus formas de hacer las cosas, menos cuando estas
formas ni siquiera funcionan en nuestros países”.

“En cada una de las decisiones que hemos tomado,
nosotros hemos reafirmado nuestro derecho legítimo a autogobernarnos, aunque
eso hubiera significado equivocarnos (…) no solo reafirmamos nuestro derecho
a tomar nuestras propias decisiones, sino nuestro derecho a tener la razón”,
agregó.

Desde marzo de 2022, el Congreso decretó un régimen de
excepción para combatir a las pandillas y que contempla la suspensión de varios
derechos constitucionales, como el derecho a la defensa administrativa de las
personas detenidas.

Esta medida, que se ha convertido en la principal
acción del Gobierno contra las maras, ha dejado a más de 72.600 detenidos,
mientras que organizaciones humanitarias dan cuenta de más de 5.000
«víctimas directas» de atropellos a derechos humanos, principalmente
por detenciones arbitrarias, y de más de 160 muertes de personas bajo custodia
estatal.

Según Bekele, “hoy El Salvador compite con Canadá por
ser el país más seguro de todo el continente”.

EFE





Source link