Ayer se realizaron las elecciones de los tres representantes sociales en el Directorio del Banco de Previsión Social (BPS). Los habilitados eran 1.807.573, de los cuales 1.037.690 son activos, 572.556 pasivos, y 197.327 empresas. Había siete candidatos para tres
cargos; resultaron reelectos los representantes de Activos y Pasivos, cambiando el director por las Empresas

Algo más del 77% de los habilitados participaron de las elecciones del BPS, lo que significa casi 1.400.000 votantes; según la Corte Electoral es un porcentaje similar a las de 2016, aunque en esta oportunidad había 200.000 habilitados más.

Los circuitos cerraron sobre las 19:30 de ayer domingo, y en Tacuarembó los votantes fueron 35.438 lo que significa algo más del 73% de los 48.092 habilitados.

Sobre el cierre de esta edición, pasada la medianoche, la página web de la Corte Electoral informaba que se habían escrutados hasta ese momento el 99,8% de los votos emitidos, faltando 12 circuitos de los 5.024 que se instalaron en el país.

Según el escrutinio primario, con esos números validados, será representante en el Directorio del BPS por los Activos, Ramón Ruiz (sindicalista) que resultó reelecto con la lista 11; la misma situación se da con el representante de los pasivos que fue reelecto por segunda vez, Sixto Amaro (ex trabajador de la industria frigorífica) y encabezaba la lista 1; donde sí hubo cambios, fue en el orden de las Empresas, ya que la representación desde hace 15 años la tenía la corriente de las grandes cámaras empresariales y muchos monotributistas y ahora pasó a manos de José Pereyra, lista 26, empresario de Maldonado que con el impulso de gremiales pequeñas y el movimiento Un Solo Uruguay será uno de los directores sociales del BPS en el nuevo período.

En Tacuarembó –según la Corte Electora a esa hora– faltaban solamente dos circuitos por escrutar (se habían instalado 149 en el departamento); y en los tres órdenes las listas que sumaron más votos son las impulsadas por el movimiento Un Solo Uruguay y que aconsejara votar el directorio del Partido Nacional, las listas 6, 16 y 26, de Pasivos, Activos y Empresas respectivamente.

En estos comicios debieron participar, de manera obligatoria, los jubilados y pensionistas, trabajadores activos (públicos y privados) mayores de edad al 28 de febrero y las empresas contribuyentes.

Este acto era para designar a los siete representantes sociales del directorio del Banco de Previsión Social (BPS); los activos podían elegir entre dos listas (la 11 y 16); los pasivos tenían en las mesas receptoras tres listas a disposición (la 1, la 2 y la 6); y las empresas dos opciones (listas 22 y 26).

Los que resolvieron no ir a votar deberán pagar una multa de $ 1.200 en caso de particulares y de $ 2.400 si el ciudadano es funcionario público o profesional universitario (un monto igual al que se debe abonar en las elecciones nacionales).

Por su parte, a partir de hoy lunes la Corte Electoral habilitará para que justifiquen los que no fueron a sufragar este domingo.

Las razones que se podían esgrimir para no hacerlo eran cuatro que deberán ser justificadas en la página web de la Corte Electoral: padecer enfermedad, invalidez o imposibilidad física, residir en un departamento distinto al que corresponde votar, estar fuera del país al momento de la elección y estar imposibilitado de concurrir por razones de fuerza mayor.



Fuente