El caos y la incertidumbre se apoderan de Afganistán después de que los talibanes se hicieran rápidamente con el control del país a pocas semanas de que la fuerzas militares estadounidenses abandonaran el territorio.

La situación en el aeropuerto de Kabul, donde aún miles de afganos esperan por ser evacuados, es caótica. Los militantes del movimiento Talibán patrullan las afueras del aeródromo y bloquean el acceso a más personas.

Biden no puede garantizar el “resultado final” de la operación de evacuación

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha afirmado en las últimas horas que no puede garantizar el “resultado final” de la operación de evacuación. En el que es el segundo mensaje a los estadounidenses sobre la situación en Afganistán, Biden informó que ya fueron evacuadas 18 mil personas a través del aeropuerto de Kabul.

“Esta misión de evacuación es peligrosa. Implica riesgos para nuestras fuerzas armadas y se lleva a cabo en circunstancias difíciles. No puedo prometer cuál será el resultado final o que será sin riesgo de pérdida”, dijo.

Agregó que “no había manera de terminar la guerra en Afganistán sin que sucediera algo de lo que se está viendo ahora”.

Sin embargo, el mandatario prometió que las fuerzas armadas de EEUU evacuarán del país a todos los estadounidenses que quieran salir de allí.

Talibanes bloquean el paso a los afganos

Fuentes cercanas al dispositivo de evacuación del gobierno español en Kabul, han señalado que actualmente los talibanes patrullan las afueras del aeropuerto de la capital y bloquean el paso a los afganos, permitiendo únicamente el acceso a quienes portan pasaporte extranjero.

“Los talibanes controlan la principal vía de entrada al aeropuerto y, aunque han dicho que no le van a hacer nada a nadie, no están dejando pasar a los afganos, tan solo permiten el acceso a quienes tienen pasaporte extranjero”, aseguró una fuente del dispositivo español.

Afirman además que los integrantes del Talibán “patrullan las calles, hay controles aleatorios, y la gente tiene miedo de ser interceptada con sus familias y no siempre ven seguro acudir a los puntos de encuentro”.

El contingente español que colabora con la evacuación no es muy numeroso. Está formado principalmente por 17 agentes del Grupo Especial de Operaciones de ese país y por unidades destacadas del personal de seguridad de la Embajada española.

Testimonio uruguayo

Las dos voluntarias humanitarias uruguayas Maylín Tourn y Noemí Schur, que lograron salir de Afganistán tras la toma de Kabul por parte del movimiento Talibán, dieron su testimonio en rueda de prensa sobre su experiencia y la situación del país.

“Cuando el domingo 15 los talibanes tomaron Kabul pudimos aún ese día ir a la oficina para pagar sueldos adelantados, hablar con nuestros empleados y con mucho dolor despedirnos de ellos sin saber cuál será su futuro”, dijo Tourn, quien trabaja en Afganistán desde 2008 como voluntaria para la ONG Shelter Now International.

Las voluntarias contaron que decidieron dejar Kabul, pese a su vocación de ayuda, ya que “la situación con los talibanes no es clara”. Manifestaron que no sabían “si (los talibanes) iban a dejar quedarse a los extranjeros, especialmente la situación con las mujeres no es favorable”.

Tourn contó las peripecias que pasaron para abandonar el país. Ambas voluntarias sabían que la situación política de Afganistán era de suma inestabilidad tras el retiro de Estados Unidos.

Las dos tenían pasaje para Estambul con fecha para el 19 de agosto. Sin embargo, el 14 de agosto “las cosas se precipitaron y se cancelaron los vuelos comerciales, se cerró la terminal aérea», por lo que no tenían día de salida de Kabul, dijeron.

Gracias a la mediación del embajador en Irán se tramitó la salida de ambas y de todo el equipo. El 17 de agosto les comunicaron que debían ir al aeropuerto por una acceso militar y que allí serían trasladadas a Alemania.

«Al llegar al aeropuerto una multitud de afganos estaban queriendo entrar, pero las fuerzas internacionales al ver que éramos extranjeros nos flanquearon el paso, no era al aeropuerto, sino a una base militar, el embajador alemán en Kabul estaba allí esperándonos», contaron.

«Se empieza a notar el fundamentalismo islámico»

Al ser consultada por los cambios que se empiezan a notar en Afganistán desde que el Talibán tomó el poder, Tourn dijo que “se empieza a notar el fundamentalismo islámico” a través de la “imposición de reglas”, como son “cerrar las escuelas de las niñas, quemarles la cara a niñas que van a la escuela” o “tomar tierras de labradores y ponerles impuestos.

“En las regiones donde los talibanes iban avanzando, hay un retroceso en cuanto a derechos humanos y a calidad de vida de los habitantes”, agregó.

Asimismo, auguró que “en pocos días nos vamos a enterar de las cosas terribles que están pasando”



Fuente