Por Meri Parrado

En un local sindical, ubicado en Paysandú, los preparativos para continuar la caravana iniciaron muy temprano. Un par de trabajadores se las ingeniaron para colocar cuantas banderas pudieron en un auto, otro grupo unía fuerzas para atar un gran cartel a un camión, un dirigente sindical dialogaba con un medio de prensa, un veterano dormitaba al sol con una bandera a su lado y otras personas aguardaban expectantes la hora de salida.

Se nota el cansancio, las pocas horas de sueño y las muchas de marcha, pero se respira lucha.

«Si no nos movemos nos matan a todos», dijo un trabajador que ensillaba un mate.

Este sábado la caravana de trabajadoras y trabajadores de la Industria Química (STIQ) recorrerá Paysandú, Yung, Fray Bentos, Mercedes, Dolores y Nueva Palmira.

Hasta el momento, la dinámica de la marcha consiste en parar en cada pueblo, entregar folletería informativa sobre el conflicto originado por el posible cierre de ALUR y explicar los motivos.

Además del STIQ, sindicato que convocó a esta movilización, estan acompañando la caravana representantes de la Mesa Nacional de Colonos, Unión de Trabajadores Azúcareros de Artigas (UTAA), Fundación de Ancap (Fancap), Unión Nacional de Trabajadores del Metal y Ramos Afines (Untmra), Asociación de Funcionarios del Sindicato Médico Integral (Afusmi), Asociación de Funcionarios y Trabajadores de UTU (Afutu).



Fuente