El 8 de abril El Bocón publicó la joda de la publicidad de Germán Cardoso. Todos miraron para otro lado para protegerlo.

En la misma edición revelamos que @GustavoZubia se había comportado como un mercenario.

Le cobró 120.000 dólares a Novick para ir a su partido de la Gente.

Varios meses después cae el ministro, por la misma situación que revelamos en forma exclusiva.

Ahora hacen un show en el parlamento con dos investigadoras, que no son otra cosa que una farsa.

Lo hacen por política, no lo hacen para investigar y denunciar a la justicia.

Y uno de los que piden con cara de enojado una investigadora, es el Diputado Dastugue.

Este diputado es que su propio padre lo denuncia por haberlo estafado, engañado y quedándose con sus bienes.

Sí, el padre dijo que el Diputado Dastugue lo había estafado, que se quedó con sus propiedades, su campo.

Que el ahora diputado vendía ganado en una feria y dentro de ese ganado había ganado con documentación trucha.

Y ahora este diputado pastor Dastugue resulta que es el que pide investigar a Cardoso.

¿Qué moral tiene?

Y bueno, el Bocón sigue su lucha, aunque nos ignoren, diciendo siempre la verdad.

Mientras tanto Cardoso, Zubía y Dastugue…son diputados.



Fuente