El consultor canadiense Michael Spavor, cuya detención en China es considerada “arbitraria” por Justin Trudeau, fue condenado el miércoles 11 de agosto a 11 años de cárcel por espionaje.

El primer ministro de Canadá denunció en un comunicado “una falta de transparencia en el proceso judicial y un proceso que ni siquiera cumplió con las normas mínimas requeridas por el derecho internacional”.

Michael Spavor fue detenido en diciembre de 2018, en el marco de lo que es percibido en Canadá como una represalia tras el arresto unos días atrás en Vancouver de Meng Wanzhou, la directora financiera del gigante chino de telecomunicaciones Huawei.

El canadiense fue “declarado culpable de espionaje y de haber robado secretos de Estado” y es “condenado a once años de cárcel”, indicó el miércoles un tribunal de Dandong (al noreste), en la frontera con Corea del Norte, donde el canadiense fue juzgado en marzo de 2021. Su proceso se llevó a cabo a puerta cerrada, algo habitual en China para los casos de espionaje.

Ottawa refuta la condena

“Condenamos esta decisión. Existe la posibilidad de apelarla. Es algo que él discutirá con sus abogados”, reaccionó Dominic Bartin, el embajador de Canadá en China, en una declaración para la prensa en Dandong.

El miércoles en la mañana, alrededor de cincuenta diplomáticos de unos 25 países se reunieron en la embajada de Canadá en Beijing, en señal de solidaridad con Ottawa y su ciudadano condenado, reportó una periodista de la AFP.

Otro canadiense, el exdiplomático Michael Kovrig, también fue interpelado y luego detenido al mismo tiempo que Michael Spavor por motivos similares de espionaje. El primer ministro Justin Trudeau denunció durante los procesos la “detención arbitraria” de ambos hombres y “la falta de transparencia” de las autoridades chinas.



Fuente