Por Nicolás Delgado

El ministro de
Ambiente, Adrián Peña, coordinador de Ciudadanos, el sector que ganó la última
interna del Partido Colorado (PC), recibió a Montevideo Portal el miércoles 27
a la hora 18 en su despacho del piso 6 de Torre Ejecutiva.

Ese día el
directorio de Obras Sanitarias del Estado (OSE) había aprobado el proyecto de
factibilidad técnica del proyecto Arazatí, que supone la toma de agua del Río
de la Plata para el suministro de agua potable de Montevideo. Tras esta
aprobación, Peña se reunió con el presidente Luis Lacalle para hablar del asunto.
A su vez, el director de OSE en representación del Frente Amplio, Edgardo Ortuño,
cuestionó la decisión. El ministro explicó qué implica la aprobación del
proyecto y en qué etapa está el proceso.

En la noche del
miércoles, horas después de la grabación de la entrevista, El País difundió el
contenido de un mensaje que le envió a Peña la subsecretaria de Relaciones
Exteriores, Carolina Ache Batlle, dirigente de Ciudadanos y referente de la
lista 919, quien le expresó
su desacuerdo por dos asuntos. “Te estoy escribiendo para que tengas
efectiva constancia de mi preocupación acerca de cómo se está manejando el
sector Ciudadanos tanto en el orden orgánico y funcional como en el campo de la
estrategia política”, le expresó la vicecanciller, quien cuestionó la propuesta
del presidente de la Cámara de Representantes, Ope Pasquet, de revisar la
intención del gobierno de firmar un acuerdo de libre comercio con China, y la
decisión “inconsulta” de que los dos ediles de Ciudadanos votaran a favor de un
préstamo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en la Junta Departamental
de Montevideo.

La carta que le envió la vicecanciller quedó fuera de la
conversación inicial, pero Peña respondió una consulta más a la mañana
siguiente, el jueves, tras la consulta sobre las críticas de la subsecretaria a
su desempeño como coordinador de Ciudadanos. “No es una nota; es un mail personal
que me mandó Carolina la semana pasada por la votación del BID y todo lo demás
y ese mail trascendió públicamente esta semana. Yo tuve una larga charla el
domingo con Carolina y le di más información con respecto al préstamo que ella
no tenía, y fue eso, nada más. No hay ningún inconveniente, de hecho, ayer
compartimos una actividad en la que ella me acompañó, en la que originalmente
no iba a estar y ayer recibimos a una delegación de los Estados Unidos y
seguimos trabajando.  También en el entendido de que es natural que cuando
se trata de un tema del que se necesita y requiere determinada información de
detalle no siempre el acceso es igual a todos, y también en el sentido de que
es un sector que permite la discrepancia, en todo caso, si esto fuera así”,
dijo el ministro.

“No me interesaría coordinar un sector de unanimidades. La
riqueza en la actividad política está en poder plantear diferentes ángulos y
puntos de vista, y eventualmente si hay diferencias, la mayoría decidirá”, aseguró
Peña, como adelantó el programa Punto de Encuentro de radio Universal. “En el
caso de Ciudadanos hay casi 50 agrupaciones, 47. Carolina me hizo ese planteo,
se lo aclaré y seguramente nos juntemos con su agrupación en el entendido de
seguir trabajando los temas y tampoco es solicitud de este coordinador que las
47 agrupaciones piensen exactamente lo mismo, sino que es probable que en
muchos casos alguien planteé o pedir información o un matiz o una visión
diferente con respecto a algún tema, y bueno además; entonces no es un episodio
complejo, por lo menos para mí”, agregó.

A continuación, la entrevista que precedió a esta respuesta del ministro de Ambiente a la subsecretaria de Relaciones Exteriores.

¿Por qué no se
llegó a un acuerdo para aprobar el préstamo del BID en la Junta de Montevideo?

No hubo acuerdo
entre el gobierno departamental y la oposición que tenía algunas aspiraciones. Nosotros
lo que hicimos fue facilitar la negociación, facilitar como Ministerio de
Ambiente una solución que contemplara a ambas partes. Ahí surgió los 70 días de
plazo para la renegociación. Los días se agotaron y finalmente no hubo acuerdo
y no se consiguieron los votos.

A mí se me ocurre
que hay siempre responsabilidades de los dos partes, cuando esto no sale. La
intendencia sabía desde el comienzo que necesitaba algunos votos de la
oposición; no sé, quizá tendría que haberlo hablado antes con la oposición. Luego
estuvo abierta la negociación, ya quizá fue tarde y acuerdo no hubo.

Nosotros desde el
comienzo, hablo de Ciudadanos, teníamos la convicción de que el préstamo iba alineado
a los objetivos del ministerio. Nosotros hemos pedido a las intendencias que prioricen
el tema residuos dada la situación que tenemos. Además, construimos un plan
nacional que integra múltiples elementos. Este componente era un componente que
hacía parte de la globalidad. No es el único; el plan continúa, pero era un componente
a tener en cuenta.

Allí hay una
discusión a la que yo no puedo entrar: si este componente que era necesario
debía financiarse con fondos propios, o con un crédito. Yo no quiero participar
de esa discusión porque no es mi rol, sí la de los ediles. Entonces, entiendo y
acepto la decisión de quienes votaron en contra, que dicen que la intendencia
no debe endeudarse para esto.

¿Hubo cierto cálculo
electoral de parte de quienes no apoyaron el proyecto?

No, no. En mi
decisión y en la que compartí con mis compañeros del sector, hay un trabajo
técnico que ha hecho el ministerio y que tiene que ver con una línea de acción de
mediano y largo plazo. Todos me adjudican intencionalidad política, todos me
adjudican una interpretación que no tiene que ver con la razón fundamental que
es ser coherente con lo que venimos haciendo, no en Montevideo, sino en todo el
país. Nosotros estamos colaborando con otras intendencias del mismo modo que lo
estamos haciendo con Montevideo.

El viernes de
turismo en la tarde me agarró en la tarde trabajando con la empresa que ganó la
concesión para ordenar el vertedero de Paysandú. Entonces los del Frente dirán:
el ministro está ayudando a los blancos. No, mi obligación es trabajar en
líneas de acción de este tipo. Entonces, como no me parece justo que me asignen
intencionalidad política en algo que siempre manifesté con claridad y que
además hubiese sido una contradicción haber trabajado en el diseño de una
herramienta que luego no se vota, entonces hay que ser coherentes con lo que
uno propone, con lo que uno quiere ser, tampoco puedo adjudicar
intencionalidades políticas a quienes votaron que no. Quienes votaron que no
esgrimieron sus razones y yo las respeto. Son razones básicamente políticas y
yo las respeto.

En ese marco
de críticas, Walter Verri dijo que usted lidera un sector del partido al que
aparentemente le quedan
resabios de talvismo todavía”. ¿Cómo recibió estas palabras?

No sé bien Walter
a qué se refiere. Yo intercambié luego por mensajes con Walter, tenemos una
buena relación y quedamos de hablar más del tema porque seguramente no tenía el
detalle de lo que pasó. Nosotros venimos trabajando cerquita de esto desde hace
meses. Nos hemos ocupado del tema. No sé a qué se refiere con resabios del
talvismo, pero sí es claro que nuestro sector se nucleó entorno a la figura de
Ernesto Talvi, o sea que debe de tener muchas cosas de Ernesto Talvi. Sentimos
que tenemos un denominador común que nos junta en el trabajo político; por eso
siento que nos hemos mantenido monolíticamente todo este tiempo habiendo perdido
a nuestro líder a los pocos meses de haber empezado el trabajo político. Eso es
porque tenemos cosas en común y vemos la política desde una visión común, pero
claramente si esa visión común la pudo nuclear Ernesto es porque tenemos cosas que
compartimos con Ernesto claramente. No sé si es una crítica o un elogio llegado
el momento.

Resabio es “vicio
o mala costumbre que se toma o adquiere”, según la Real Academia Española.

Bueno… lo tomo
como una declaración espontánea del momento. Hay un muy buen trabajo del
partido y no hay que darle mayor trascendencia a esto. El partido colorado no
tomó posición justamente para dejar en libertad a sus ediles dado que no había
acuerdo. No había unanimidad. Y antes de ir divididos, creo que el comité ejecutivo
departamental de Montevideo con acierto decidió no tomar posición política, de
forma tal que los ediles se expresaran libremente. Los dos ediles que votaron
negativo son ediles que me merecen el mayor de los respectos. Conversé con
ellos, hablé con ellos, me consta sus razones y las acepto y además se trata de
dos buenos ediles. No hay ningún problema más allá de ver en algo particular
algo diferente.

¿Qué es el
talvismo? ¿Existe el talvismo?

Lo que existe es
Ciudadanos, que es una fuerza política que tiene determinados valores,
determinados principios, que hoy ocupa un rol relevante. Ciudadanos le asegura
las mayorías al gobierno nacional. Nosotros tenemos ocho diputados, el gobierno
tiene 56. Sin ciudadanos no hay mayorías en el parlamento, o sea que es un rol
clave el de ciudadanos en el gobierno nacional. Tiene sobre su espalda esa
responsabilidad y ocupa posiciones relevantes de gobierno: es un sector que
tiene el ministro de ambiente, el ministro de ganadería, al presidente a cargo
de la transformación pública del país, al presidente de la principal empresa
pública del país que es Ancap, que tiene participación en múltiples organismos
más y que tiene 10 legisladores. Es un sector activo en la vida política
nacional, que tiene su impronta, pero que es un socio y un socio leal del
actual gobierno. Es un sector que ha demostrado además tener vida mucho más
allá de Talvi.

¿Qué lo
caracteriza? Talvi fue muy preciso al lanzar el sector: dijo ‘progresismo y
liberalismo’.

Nosotros nos
sentimos representantes de lo que nosotros denominamos batllismo. ¿Qué es el
batllismo? Allí donde se cruza la libertad y la justicia social. El batllismo
nace en el Partido Colorado y no es por casualidad. El PC es el partido de la
libertad. Allí nace el batllismo y desde ese Partido Colorado, Batlle y Ordóñez
incorpora los primeros conceptos de justicia social a la hora de la gestión
pública y el gobierno. Entonces allí, en ese denominado batllismo primigenio,
está nuestra fuente de inspiración. Allí es donde nos sentimos cómodos y eso es
lo que representamos.

¿Qué pedido le
hizo a Verri? ¿Le pidió que bajara un poco el nivel de tensión?

A Walter le
escribí un mensaje en el que le conté que el partido no se había expresado. Si
el PC hubiese tomado posición sobre esto, la que fuere, si bien no hay
disciplina partidaria, yo soy el primero… Yo soy muy orgánico, defiendo mucho
las instituciones y los órganos partidarios. Si algún órgano del partido contra
la votación, yo soy el primero que acata. Él quizá no lo sabía y yo le dije:
‘Mirá, Walter, que el partido no tomó definición’. ‘Ta’, gracias’. ‘Pero lo
hablamos en cualquier momento’. ‘Sí, fenómeno, lo hablamos y te mando un
abrazo’. Y así es. Trabajamos muchísimos temas juntos, nos conocemos del
Parlamento. No hay problema ninguno.

Algunas
críticas también llegaron de gente cercana a Talvi, o que estuvo cercana a
Talvi, que es el caso de Ney Castillo, que publicó:
Trabajé como técnico y, al igual q muchos
otros, recorrimos el país convencidos [de] que Talvi representaba una nueva forma
de política. Se fue el líder y queda una expresión antigua de lo mismo. Mi
error no percibir quien venía escondido en la oferta. 0 sentido de pertenencia
al gobierno”. ¿Cómo recibió estas críticas de parte de alguien que fue asesor
de Talvi y que hizo campaña con él?

Sí, él participó
en los equipos técnicos como 300 más. Es alguien muy valioso, una persona
reconocida. Yo me remito a los hechos. Ciudadanos tiene un gran sentido de
pertenencia a esta coalición. De hecho, los votos de Ciudadanos estuvieron
siempre, para cada instancia que el gobierno así lo solicitó; no así todos los
votos de todos los partidos políticos, incluyendo el Partido Nacional. Sin
embargo, nosotros estuvimos siempre. Y eso son los hechos. Nosotros recorrimos
el país de una punta a otra, primero en una campaña de Ciudadanos hasta
diciembre, y luego en la campaña conjunta del partido, que tuvo mucho que ver
desde mi punto de vista en el resultado positivo del referéndum que se realizó
contra la Ley de Urgente Consideración. En los hechos, Ciudadanos ha sido un
sector leal que nunca le ha traído problemas al presidente y que siempre
le aporta soluciones. Este es un tema que nada tiene que ver con la coalición.
Es un tema departamental, en el que ni siquiera el Partido Colorado que tomó
posición, mucho menos la coalición que en Montevideo no comparece como tal.

Acá en Montevideo
hubo una apuesta electoral de la que yo participé: integré el comando de
campaña en la última elección departamental aquí en Montevideo, pero no
alcanzamos el gobierno y hoy cada partido tiene su expresión propia. En muchos
casos, y en la mayoría, acordamos y vamos juntos; en otros, donde hay legítimas
diferencias, no estamos obligados a ir juntos.

Creo que los
hechos demuestran que tenemos un sentido 100% de pertenencia a la coalición.

¿Habló del
asunto con el presidente después la votación en la Junta?

No. Después no. He
hablado con el presidente. Hoy [por este miércoles 27 de abril] hablé con el
presidente porque tuvimos instancias importantes: se votó en el directorio de
OSE la factibilidad técnica del emprendimiento que supone la toma de agua
potable para Montevideo. Intercambiamos sobre eso. Tenemos un vínculo y diálogo
permanente, pero este tema creo que ni lo hablamos. Creo que ni tema fue para
el presidente, en ningún caso. Ni [para] el presidente ni nadie más del
gobierno.

¿Habló con
Talvi del asunto?

No. Con Ernesto
no hablamos de política desde hace tiempo. Ernesto dejó la política. A veces
hay gente que le consulta alguna cosa y él me la deriva o me avisa. En términos
generales los intercambios que he tenido con Ernesto son personales, de
saludos, por determinados momentos, los cumpleaños, en el marco de una relación
que tenemos que es personal, no política.

En dos años
estará en marcha la campaña interna. ¿Tiene previsto disputar la interna como
candidato a presidente?

Eso no está en el
radar en este momento. Falta mucho y no es una respuesta con el casete, como
decía Carrasco, o dice Juan Ramón Carrasco. Esto es muy dinámico. Las
candidaturas son cuestiones de tiempo y lugar. Es estar en el momento justo en
el lugar justo. Eso habrá que verlo cuando llegue el momento. Yo lo que sí creo
es que el Partido Colorado no va a tener problema de candidatura porque hoy
tiene hombres y mujeres en la función pública. Ese es un tema a resolver más
adelante. Muchos de nosotros estamos en plena gestión. Son las 7 de la tarde y
yo arranqué a las 7 de la mañana acá. Estamos todos los días trabajando en la
gestión: queremos mostrar resultados, queremos mostrar lo que estamos haciendo.

Se dio un gran
paso en avanzar en la obra para el agua potable. Tenemos compromisos asumidos:
avanzar con saneamiento, a pesar de los contratiempos avanzar en el Plan de
Gestión de Residuos. Eso es lo que nos lleva el tiempo hoy. Y la gestión del
sector y la resolución de los temas a nivel de Parlamento como coordinador de
ciudadanos.

Luego esa otra
instancia se verá, pero los tiempos en política son mucho más cortos y lo vimos
en la última elección. Realmente no me parece que sea el tiempo para esas
evaluaciones.

¿Cuándo
llegará ese tiempo?

En 2023 o incluso
en 2024. Vamos a ver.

Cuando se
habla de candidatos a presidentes hay algo que no puede faltar y es las ganas
de ser. ¿Ha soñado con ser presidente de la república o intendente de Canelones
o eso no está en sus planes?

Yo soñaba con ser
diputados por Canelones. En una carrera política muy corta, asumí como diputado
por primera vez en 2015. Alguna vez soñé con ser diputado. Las cosas se dieron
más rápido de lo que yo pensaba. Yo vengo de un origen muy humilde en
Canelones, y la principal barrera que tienen las personas para acceder a la
política es la económica. Entonces, ha sido muy difícil el camino. Cuando asumí
como diputado por Canelones se dieron otras circunstancias que me llevaron a la
secretaría del partido, luego conocer a Ernesto, construir políticamente el
sector.

Con Ernesto
formamos una sociedad, así le llamaba él. “Yo armo lo técnico, lo propositivo”
[decía Talvi], es el candidato; y yo armaba toda la estructura política,
coordinaba la estructura política. Yo di cuatro veces la vuelta al Uruguay para
construir Ciudadanos. Toda la gente que vino a Ciudadanos, 45 de 47
agrupaciones, fueron a través de ese contacto, de ir trabajando, que no
conocían personalmente a Ernesto la mayoría. Fue un trabajo de mucho tiempo. A
veces poco se sabe esto: fue la construcción política del sector y por eso
cuando Ernesto deja la actividad y la asamblea de Ciudadanos me elige por
unanimidad coordinador, no fue tanto el cambio, porque ese rol yo ya lo venía
cumpliendo.

Entonces, la
realidad es que terminé siendo senador y cuando Ernesto dejó la política, el
presidente nos ofreció este lugar en el gabinete y aquí estoy de ministro de
Ambiente. O sea que la vida ha sido mucho más generosa de lo que era mi
aspiración en política. Mi formación es en gestión de empresas, me siento muy
cómodo en ese rol; hoy no lo estoy llevando adelante porque estoy acá. Como no
sabía que iba a estar acá no puedo decir qué va a pasar en el futuro, pero lo
que quería hacer en política, ya lo hice, y si pasa algo más, el destino dirá.

El director de
Desarrollo Ambiental de la Intendencia de Montevideo, Guillermo Moncecchi,
informó que
el BID se comunicó con la comuna al día siguiente de que el
préstamo no prosperara
en la Junta. ¿Usted también tuvo contactos con el BID
tras la votación?

No he hablado
sobre tema con el BID. Sí lo hablamos antes porque nosotros colaboramos
técnicamente. Se trabajó con el Ministerio de Economía, que lo aprobó, y pasó
por la Junta Directiva del BID, que lo aprobó. Luego, yo hice algunas consultas
para ver cómo era esto de la apertura de la negociación, la extensión de los
plazos y demás. Intercedí todo lo que pude para facilitar la negociación entre
las dos partes. Se me ocurre que si lo dijo el director es así: debe de estar
trabajando en un nuevo diseño y el día de mañana se nos presentará.

Nosotros
trabajamos muy directamente con la Intendencia [de Montevideo] en muchas de las
cosas como trabajamos con las demás intendencias del país. Hay un vínculo muy
bueno con los directores y con los intendentes de todo el país. Eso es
fundamental para un ministro de Ambiente, porque nosotros, y sobre todo en
gestión de residuos, no podemos hacer nada si no es en alianza con las intendencias.
La propiedad de la basura, para empezar, es de las intendencias por ley. Hay
muchas corrientes de residuos, pero los domiciliarios son propiedad de las
intendencias. A mí me interesa mejorar la gestión de residuos porque Uruguay
tiene mínimo 50 años de atraso en esto. Voy a trabajar siempre para que las
cosas salgan, con una herramienta, con la otra, veremos.

La intendencia
estará repensando y viendo cómo presenta alguna otra alternativa, y nosotros
desde el lado técnico siempre vamos a respaldar, porque el ministerio tiene que
tomar decisiones políticas, pero con sustento técnico. Este ministerio no es
cualquier ministerio: los temas son transversales y tienen que ver con toda la
sociedad y las decisiones impactan mucho más allá del presente período de gobierno.

Estamos
construyendo un ministerio nuevo, y este ministerio tiene que tener políticas
de Estado, no tiene que tener colores, y eso es algo que yo le aseguro a todos
los actores. Nosotros construimos un Plan Nacional de Gestión Integral de Residuos
que es el primero en la historia del país. Por primera vez una mirada integral
en materia de residuos. Eso nos llevó 12 meses. Podría haber salido por decreto
a los 15 días. Nos llevó 12 meses porque participó cada intendencia, la
Universidad de la República, universidades privadas, el PIT-CNT, la Cámara de
Industria, la de Comercio, la de la Construcción. Ahí construimos el plan.

El directorio
de OSE aprobó hoy [por el miércoles] la factibilidad técnica del proyecto
Arazatí, para toma de agua del Río de la Plata, potabilización y bombeo a
Montevideo. El director de OSE en representación del Frente Amplio, Edgardo
Ortuño, ha dicho que es un “mal negocio” la posibilidad de ceder al sector
privado la potabilización del agua, porque es “más barato” si el ente público
se encarga de esta tarea; y además aseguró que transferirla a una empresa
privada sería “inconstitucional”. ¿Qué responde a estos cuestionamientos?

Esto tiene dos
partes.

[En cuanto a] lo
que se acaba de aprobar, después de un muy buen e intenso trabajo de OSE y de
sus técnicos, en los cuales confiamos plenamente, y del consorcio que presenta
la propuesta, hubo un trabajo muy fino, muy intenso, que logró cristalizar la
propuesta técnica, que fue algo que también en su momento estuvo cuestionado:
por la salinidad del río, por los episodios de floraciones y demás. Nosotros
vimos desde el primer momento que la propuesta técnica era muy sólida, y la
declaramos de interés: la declaró OSE y nosotros la validamos. Pero había cosas
que definir y cosas que bajar a tierra en el estudio de factibilidad, que es un
estudio mucho más preciso: con números, con metros, todo detallado. El informe
final fue presentado y eso fue aprobado por OSE [este miércoles], o sea que
desde el punto de vista técnico, tenemos una respuesta, una solución validada
por los técnicos nacionales en la materia, por la autoridad en la materia, que
es OSE.

El directorio de
OSE delegó en cuatro gerencias el análisis de este proyecto y creo que estuvo
muy bien cuando lo hizo. Entonces este trabajo demoró todo este tiempo.

Viene una segunda
etapa que es definir su financiación. El proyecto presenta varias alternativas
y sobre eso no hay todavía una decisión. Eso va a estar resuelto a nivel del
Poder Ejecutivo. Ahora, OSE nos presenta la propuesta y a nivel del Poder
Ejecutivo resolveremos.

No está definido
qué herramienta será la utilizada para financiar el proyecto ni cuál es la
justificación de utilizar tal o cual herramienta. Nos estaríamos adelantando a
un debate, si hablamos de esto.

De todos modos,
en cualquiera de las cinco propuestas que aparecen en el proyecto tenemos los
informes de por lo menos dos constitucionalistas que nos hablan de la
constitucionalidad en todos los casos y alternativas. Son dos informes: uno del
consorcio y otro de la OSE que van esa línea.

De todos modos,
esto es algo que no se ha resuelto aún, y cuando se resuelva daremos las
explicaciones y fundamentos de por qué vía vamos.

Recién destacaba
la importancia de políticas estatales en Ambiente. En este caso, ¿es clave
tener el apoyo del Frente Amplio?

Siempre es mejor
contar con la mayor base de apoyo posible, pero desde los griegos la política
es el arte de lo posible. Entonces, nosotros tenemos que ver cómo logramos
instrumentar efectivamente este proyecto. En esa lógica, haremos todo lo
posible para que la base sea lo más amplia y la de mayor consenso. Eso no
quiere decir que podamos satisfacer las opiniones de todo el mundo: es también
difícil.

¿Julio María
Sanguinetti [secretario general del PC] le ha planteado su preocupación por la
unidad de la coalición, que ha estado en debate por la votación del préstamo?

Esto no tiene
nada que ver con la coalición, porque la coalición es un acuerdo de cinco
partidos políticos en torno a 13 puntos, que son los de “Compromiso por el
país”. Todos los partidos que firmamos este acuerdo estamos obligados a
trabajar por cumplir esos 13 puntos. Lo que está fuera de esos 13 puntos no nos
obliga, no es parte de la coalición, porque la coalición es eso. La riqueza de
la coalición es juntar distintos.

Entonces, hay un
montón de temas a nivel nacional en los que Cabildo tendrá legítimamente su
posición, el Partido Colorado la suya, el Partido Nacional la suya. Eso se va a
dar en muchos temas. No puede darse en aquello que acordamos, en lo que estamos
comprometidos. Mucho menos nos obliga a nivel departamental, pero no solo en
Montevideo: nosotros votamos diferente al Partido Nacional en muchos lugares
del país, porque no somos gobierno departamental en alianza con el PN, entonces
en algunos casos acompañamos al PN, en otros casos no, y tenemos múltiples
combinaciones posibles. Hay lugares donde nuestro partido participa del
gobierno departamental y tiene acuerdo y votas determinados puntos, como pasó
recientemente en Florida, y hay lugares donde el PC no forma parte del gobierno
y es oposición clara a gobiernos del PN o en algunos casos votan cuando está de
acuerdo con algunas cosas y en otras no.

Esta obligación
departamental por ahora no existe. Esto no puede afectar en ningún caso a la
coalición; todo lo contrario: la debería enriquecer porque es ahí donde se abre
el abanico de opciones que nos pueda acompañarnos en los temas macro. La
coalición nos junta en las grandes cosas y allí no hay ninguna duda. Luego,
tener matices en estos temas parece lo más razonable del mundo.

No voy a negar mi
sorpresa por la reacción en redes sociales y demás por esta votación, que
demuestra una sociedad que está bastante crispada y enfrentada. ¿Esta decisión
puede tener costos políticos? No lo sé. ¿Puede tener costos electorales
eventualmente? No lo sé. El punto es que uno tiene que actuar de acuerdo a sus
convicciones y lo demás luego se verá, si no no estaríamos decidiendo en el sentido
correcto.

Nosotros hemos
demostrado a cabalidad nuestro compromiso con la coalición. Si algo no está en
dudas es nuestro compromiso con la coalición. Nosotros estamos trabajando para
que esta coalición reedite en 2024 y continúe el proceso de transformaciones a
partir de 2025. De eso no hay ninguna duda. Ahora, de ahí a que todos pensemos
igual no lo quiere nadie: no lo quiere el PN, no lo quiere Cabildo Abierto y no
lo queremos nosotros.

Por Nicolás Delgado





Source link