Colombia fue mucho más que Venezuela en el partido jugado en el estadio Olímpico Pedro Ludovico Texeira de Goiania, sin embargo no se movieron del cero.

El arquero de Venezuela Wuilker Fariñez fue el gran culpable del empate, se atajó hasta el viento.

Los cafeteros fueron más equipo a pesar de algunas carencias de profundidad, el equipo de Rueda se jugó mucho a la individual al no poder pasar el cerco que hicieron los de la vinotinto, el técnico José Peseiro dispuso una línea de cinco con cuatro volantes delante de ellos y un punta.

Obviamente había muchas piernas para eludir y eso le hizo difícil la tarea a los colombianos.

De cualquier forma hubo oportunidades claras, fueron unas cinco chances de gol, para destacar el centro de Cuadrado de la derecha, Muriel que amortigua en el pecho y remata de chilena, sacando Farinez al corner.

En ese primer tiempo además le tapó una a Cardona, otra a Muriel y dos a Zapata.

El segundo tiempo fue parecido, la mas peligrosa un remate de cuadrado que tapa el arquero, sale hacia un costado y Sánchez metió una chilena sobre el palo derecho, allí apareció el manotazo del arquero que fue un monstruo debajo de los tres palos de Venezuela.



Fuente