El diputado nacionalista, impulsor del proyecto aprobado en la cámara baja, dijo que los pacientes hoy «no acceden al alivio».
Por En perspectiva

Luego de más de un año de discusión, esta semana la Cámara de Diputados dio media sanción al proyecto de ley de cuidados paliativos. El texto fue acompañado en general por todos los partidos políticos, sin embargo el Frente Amplio (FA) rechazó un artículo, agregado por el oficialismo, que establece que se debe ofrecer cuidados paliativos a toda persona que los necesite, también a quienes pidan adelantar la muerte.

La coalición de izquierda entiende que se contrapone al proyecto presentado por el diputado colorado Ope Pasquet para regular la eutanasia, una iniciativa que viene muy discutida y que será tratada el año que viene.

Para tratar el proyecto aprobado en Diputados, En Perspectiva habló con el representante por el Partido Nacional Rodrigo Goñi, quien presentó en julio de 2020 la iniciativa elaborada junto a la Sociedad Uruguaya de Medicina y Cuidados Paliativos.

«Uruguay tiene la tasa más alta de suicidios de América Latina de las más altas del mundo, es decir, es una sociedad que tiene una mentalidad proclive a este deseo de muerte anticipada que muchas veces se traduce en pedir la eutanasia, otras veces no, porque ese deseo de muerte anticipada en la enorme mayoría de los casos se revierte», expresó el diputado, que afirmó que es contrario a habilitar la eutanasia. «Si ante cada deseo de muerte y ante cada sufrimiento insoportable vamos a proponer de inmediato la eutanasia entonces vamos a matar a miles de personas», dijo.

«La acción del cuidado ha pasado en esta sociedad moderna a ser una acción de segunda, cada vez más desvalorizada y por eso también dentro de la sociedad del colectivo médico los cuidados paliativos no tienen los recursos. Las universidades no tienen esa prioridad de informar, porque no cualquiera puede ser paliativista, no cualquiera puede hacer una sedación paliativa. Se necesita no solamente una competencia profesional, si no una competencia emocional, un compromiso emocional que en el mundo de hoy reitero todos tenemos bastante rebajado», añadió.
Goñi explicó que el proyecto de ley garantiza que todos los uruguayos, ya sea por medio de ASSE o por las instituciones mutuales, puedan acceder a cuidados paliativos de necesitarlos, gratuitamente. «Más de la mitad de los pacientes en Uruguay, en su peor momento, no acceden al alivio mínimo imprescindible para vivir sus últimos meses, días, en paz y sin dolor, cuando eso es posible», sostuvo.
Consultado sobre el no voto del FA al artículo segundo del texto, Goñi dijo que la diputada Cristina Lustemberg, junto a otros compañeros de bancada, «desde un comienzo quizo hacer uno solo, que se absorbiera el proyecto de ley de cuidados paliativos dentro de la eutanasia, que es una aberración».

«Los legisladores del FA que integraron la comisión de salud no quieren priorizar los cuidados paliativos como respuesta primera y fundamental ante el sufrimiento insoportable y el deseo de anticipar la muerte, eso es lo que esta en juego. Y por eso el FA no quería ratificar lo que el propio FA en 2008, con el voto unánime de todos los partidos en la ley madre de derecho de salud que es de derecho de usuario, decía claramente qué significaba morir con dignidad», manifestó el nacionalista.

Para Goñi, el fortalecimiento de los cuidados paliativos genera una disminución de la demanda de la eutanasia. «Si tu vas a cualquier unidad de cuidados paliativos como tenemos acá en el Pereira Rossell o en el Maciel te dicen que vienen muchos con el deseo de muerte y el pedido de eutanasia», dijo el diputado, asegurando que los pacientes luego cambian de opinión gracias al alivio de ese sufrimiento.

«No existe dolor insoportable hoy que no pueda ser transformado en soportable por la ciencia médica hoy», afirmó.



Fuente