El efímero exministro de Justicia japonés, Katsuyuki Kawai, fue condenado este viernes a tres años de cárcel por comprar votos para que su mujer fuese elegida en el Senado, informaron los medios locales.

Kawai, de 58 años, fue declarado culpable por haber repartido 29 millones de yenes (unos 263.000 dólares, 221.000 euros) a cerca de un centenar de personalidades políticas locales en 2019 para asegurar a su esposa, Anri, un escaño en la cámara alta del parlamento del país asiático.

Además de la pena de prisión, a Kawai se le impuso una multa de 1,3 millones de yenes, (unos 12.000 dólares, 10.000 euros), según la prensa nipona.

Contactado por la AFP, el tribunal de Tokio no quiso hacer comentarios sobre el tema.

Afectado por otro escándalo, Kawai dimitió a finales de octubre de 2019 como ministro de Justicia, función que llegó a ocupar pocas semanas en el gobierno de Shinzo Abe, de quien era cercano.

Kawai había sido arrestado y acusado hace un año junto con su esposa por el caso de la compra de votos.

Después de negar los hechos, admitió finalmente las acusaciones en su contra durante el proceso y terminó por renunciar a su cargo de diputado.

Pese a que reconoció en general los cargos que se le imputaron, Kawai apelará su condena, según el periódico Yomiuri Shimbun, mientras que sus abogados abogan por que no cumpla prisión efectiva.

Su esposa Anri también fue condenada a principios de año a una pena de 16 meses de prisión en suspenso, y tuvo que dejar inmediatamente después su función de senadora del departamento de Hiroshima, oeste de Japón.

El caso del matrimonio Kawai forma parte de una larga lista de escándalos de corrupción que salpicaron a personas cercanas a Shinzo Abe durante su segundo mandato como primer ministro (2012-2020), pero que no lo amenazó políticamente.

Abe abandonó el poder en septiembre de 2020, aludiendo razones de salud. Su antiguo y cercano colaborador, Yoshihide Suga, lo sucedió.

hih-etb/ras/ia/rsc/mar





Fuente