Sea cual sea el método de depilación facial que elijas, resulta conveniente seguir una serie de consejos para obtener un mejor resultado. Toma nota de las siguientes recomendaciones:

• Conviene exfoliar la piel del rostro unos cinco días antes de realizar la depilación facial.

• El rostro debe estar muy limpio, seco e hidratado antes de hacerte la depilación facial.

• Es conveniente aplicar un producto hidratante después de depilarte.

• No tomes el sol ni te expongas a rayos UVA artificiales en las 24 horas siguientes al depilado.

• El momento ideal para depilarte es después de la ducha, en la noche.

• Asegúrate de que estás usando el método correcto de depilación facial. Evalúa los resultados y si no son satisfactorios, consulta con un especialista para recibir consejo.

• Debes esperar al menos 72 horas entre una depilación y otra.

• Hacerte depilación con frecuencia hace que el vello se vuelva menos denso y más débil, siempre que utilices un método que lo arranque de
raíz.

• Las pinzas son una buena alternativa cuando necesites retocar tu depilación facial.

El rasurado: una nueva tendencia El rasurado ha tomado fuerza como método de depilación facial. Aunque es una técnica bastante
sencilla y rápida, lo cierto es que no es la mejor alternativa para obtener un resultado agradable y duradero.

Se ha puesto de moda emplear la maquinilla manual, pero el efecto no es el mejor. A los pocos días vuelve a aparecer el vello, quizá más grueso y
oscuro. Su poca duración y los efectos a largo plazo no lo hacen recomendable. Si tienes una piel muy sensible, lo mejor es que consultes con el dermatólogo antes de utilizar un método que no conoces.

Algunos aspectos a considerar

Aunque la cera caliente es el método más popular de depilado facial por su eficacia y duración, no está exento de problemas. En algunas
ocasiones hace que con el tiempo se forme una mancha oscura en la zona del bigote. Es más recomendable la cera fría.

En los métodos de arranque, como las pinzas o el hilo, existe el riesgo de enquistamiento o foliculitis. Estos procedimientos debilitan el vello,
que luego tiene dificultades para atravesar la piel y podrían causar problemas.

Cuando se arranca el vello más visible, pero se pasa por alto el vello fino y apenas perceptible, se produce un efecto de «activación del vello»; es
decir, un estimulo para que salga más vello en esa zona. Esto puede ocurrir cuando se utilizan pinzas o un láser inadecuado.

Consulta con el especialista sobre el mejor método para ti

El método láser es sin duda alguna el más eficaz para hacerte una depilación facial. Sin embargo, no es aconsejable en todos los casos, en especial
si tienes acné, rosácea o herpes. Por lo tanto, lo mejor es consultar con un especialista antes de hacértelo.

Hay productos naturales que inhiben el crecimiento del vello, como el aceite de nuez orgánica, el extracto de árbol de cera y el extracto de trufa negra orgánica. El secreto está en aplicártelos con mucha regularidad.



Fuente