Foto de referencia: labores de rescate de mineros en Lenguazaque, Cundinamarca, en agosto de 2020. / ANM
Foto de referencia: labores de rescate de mineros en Lenguazaque, Cundinamarca, en agosto de 2020. / ANM

La Agencia Nacional de Minería (ANM) confirmó que en la tarde de este sábado continúan las labores de rescate de dos trabajadores que quedaron atrapados en la mina El Bosque de la vereda Gachaneca, municipio de Lenguazaque, Cundinamarca. Según trascendió, ya hay contacto con ambos y se encuentran en buen estado de salud.

De acuerdo con esa entidad, los dos mineros habrían quedado atrapados hace casi 24 horas, luego de que se presentara una falla mecánica el malacate, que rompió el eje del tambor con el que se enrolla el cable y la vagoneta de extracción de carbón. La activación del sistema sobre un inclinado de 80 grados, a su vez, terminó generando el derrumbe al interior del sitio de explotación.

Valga señalar que se trataría de una mina ilegal, pues la ANM reportó que no cuenta con autorización para operar y mucho menos con una licencia ambiental, por lo que la CAR de la región ordenó el cierre definitivo del sitio una vez se logre el rescate de los dos trabajadores.

Según explicó Juan Miguel Durán, presidente de dicha agencia, “se ha podido establecer contacto con los dos trabajadores atrapados en este hecho, sus condiciones son favorables. Las labores y esfuerzos técnicos y humanos continúan y esperamos pronto lograr un rescate seguro”.

Igualmente, confirmó que la Unidad de Salvamento Minero de la entidad continúa adelantando las labores necesarias para el rescate. En ese sentido, ya lograron la estabilización de la zona derrumbada, para evitar nuevos eventos inesperados, la instalación de un sistema de ventilación, de una línea de transporte y, como se mencionó, de una vía de comunicaciones con los atrapados. Por medio de esta última también se les ha suministrado suero y algunos alimentos ligeros.

Con todo, se calcula que los rescatistas, que cuentan con apoyo de socorredores mineros de empresas de la zona, la Policía, la Alcaldía municipal, el hospital local, los bomberos y la Cruz Roja tendrán que remover unos 60 metros de tierra.

Valga señalar que los accidentes de este tipo no son ninguna novedad en Lenguazaque. Está el caso del derrumbe registrado en agosto del año pasado, cuando tres trabajadores quedaron atrapados a 21 metros de profundidad tras una explosión subterránea en el mismo sector de Gachaneca. Si bien lograron rescatarlos, las labores tomaron cerca de 72 horas dada la gran cantidad de tierra que hubo que extraer.

De igual manera, destacan los casos del rescate adelantado en 2018, cuando se necesitaron 22 horas le labores continuas para lograr la salida de otros tres trabajadores atrapados por un derrumbe en una mina de carbón del municipio; o del 2017, en el que el mismo tipo de evento terminó arrebatándole la vida a dos personas.

Valga recordar que solo el año pasado se registraron 134 emergencias mineras que dejaron un total de 152 fallecidos, siendo esta última la cifra más alta en los últimos 10 años. Los principales escenarios de estas catástrofes fueron Boyacá, donde se dieron 51, Antioquia con 25 y Cundinamarca con 16, mientras que la causa más común para los mismos es justamente el derrumbe de las instalaciones, con una frecuencia del 28,4 por ciento. Igualmente 52 de estas se presentaron en socavones ilegales, mientras que 66 fueron en explotaciones con título minero.

Entre los casos más recordados de este año se listan el de los 11 mineros fallecidos en Neira, Caldas, a causa de una inundación en un socavón ilegal de oro ocurrida el 26 de marzo; y el de tres rescatados y nueve fallecidos en una explotación de carbón en el municipio de Socha, en el oriente del departamento de Boyacá, entre el 11 y 12 de junio.

SEGUIR LEYENDO:





Fuente