El Directorio de la Caja de Profesionales compareció en las
últimas horas en la Comisión de Legislación del Trabajo y Seguridad Social de
Diputados, con el objetivo de plantear cambios en la Ley Express remitida por
el Poder Ejecutivo.

Uno de los puntos propuestos, consiste en un “apalancamiento
financiero del Poder Ejecutivo” a partir del momento en que entra en vigor el
aumento en la tasa de aportación de los afiliados activos.

“El planteo de la Caja se fundamenta, en consonancia con lo
planteado en la exposición de motivos remitida por el Poder Ejecutivo, en la
cual se indica que procura que la carga necesaria para sostener a la Caja se
distribuya entre todos los actores involucrados, e incluso la sociedad en su
conjunto, tal y como se desprende de la autorización a transferir recursos de
parte del Poder Ejecutivo”, expresaron los integrantes del Directorio.

Por esa razón propusieron una redacción alternativa al
primer inciso del artículo 10 del proyecto de ley.

Asimismo, a los efectos de contemplar eventuales situaciones
de desajuste que pudieran producirse en el futuro, la Caja propuso modificar el
segundo inciso del artículo 10, para establecer que la autorización a
transferir recursos de parte del Poder Ejecutivo, “no podrá extenderse más allá
del 2036, salvo que ha dicho año persistieran desequilibrios que no pudieran
ser asumidos por la Caja en cuyo caso deberán preverse otros mecanismos de
asistencia por parte del Poder Ejecutivo”.

En segundo lugar, teniendo en cuenta que la estructura de
financiamiento del régimen administrado por la Caja se basa en una porción
relevante en los recursos indirectos generados por la aplicación del art.71 de
la Ley 17.738 y a efectos de lograr un mayor equilibrio en la distribución
entre todas las fuentes de financiamiento, la institución solicita un pequeño
aumento en algunos de los ítems de los timbres profesionales, “y a su vez, que
sean actualizados cada año civil conforme a la variación del Índice de Precios
al Consumo determinado por el Instituto Nacional de Estadística con un mínimo
equivalente a la variación del Índice Medio de Salarios Nominal”.

Reclaman, asimismo, que el destino del IASS que tributan los
pasivos de la Caja sea destinado a esa institución.

Respuestas desde el oficialismo

Durante la mencionada instancia parlamentaria, el director
de la OPP, Isaac Alfie, y el subsecretario del Ministerio de Trabajo y
Seguridad Social, Mario Arizti, defendieron el proyecto de reforma.

En ese sentido, Alfie recordó que el proyecto actual es
fruto de “un acuerdo del gobierno con el directorio de la Caja de Profesionales,
entidad que a nuestro entender representa a todos los profesionales universitario”.
Asimismo, señalo que la iniciativa fue “aprobada por mayoría de cinco en siete”.

 Para el funcionario, “la
situación financiera de la Caja es grave” y requiere trabajo para “que no se
convierta en terminal”. Asimismo, señalo que el gobierno está trabajando al
respecto con “números aportados por la propia Caja, y que son mas pesimistas
que los que maneja el poder ejecutivo”.

“No hay magia, si usted tiene un déficit creciente, tiene
que cortarlo de laguna manera”, resumió.

En cuanto a los aportes, que subirían de 16,5% a 19%, señaló
que “están hechas las simulaciones” sobre cómo funcionaría, y enfatizo que esta
prevista “una flexibilidad2 para que el afiliado “que no pueda pagar, mantenga
sus derechos aportando como antes, afiliado a la categoría inferior”.

Interrogado sobre el monto final del aumento de aportes, que
podría llegar al 22,5%, Arizti subrayó que ese aumento sería en un modo “muy gradual”
y al cabo de varios años.

Arizti también mencionó que la idea de aportar a la Caja los
fondos destinados al IASS “sería como desvestir a un santo para vestir a otro”,
y añadió que eso “no resolvería el déficit y los resultados negativos” de la
Caja en cuestión.

“Lo importantes que las propuestas las hacen los propios colectivos
interesados”, dijo, y señaló que en el caso de los profesionales hubo mayoría 3
– 2 dentro del directorio, y que en la Caja Bancaria se votó por unanimidad.

En discordancia

Tas la sesión parlamentaria, El diputado frenteamplista
Gabriel Otero cuestionó el ya mencionado aumento del tope de aportes a 22,5%
que figura en el proyecto de ley de reforma de la Caja de Profesionales.

“Tenemos pedidos de un montón de profesionales para venir a
la Comisión a plantar sus preocupaciones, dijo el legislador, quien consideró que
pasar al 22,5% de aporte generaría “una corrida de aportantes”, debido a que “nadie
va a querer trabajar con semejantes aportes”.

Otero también aludió al apalancamiento financiero del
gobierno, aludido líneas arriba por los representantes del directorio. Esta
situación “se demora hasta 2025  a
condición de que al aporte pase del 19 al 22,5%” y es “un condicionamiento difícil
de manejar para el gobierno”.

Asimismo, varias de las agrupaciones d profesionales que forman
la Caja, manifestaron de forma explícita su rechazo al proyecto, al menso en la
forma en la que emano desde el Poder Ejecutivo.





Source link