Cuando uno ve esta foto, seguramente comienza a entender porque el Mundo y los uruguayos estamos como estamos.

Resulta que se sacan una foto como mostrando orgullo de haber hecho lo que hicieron y lo que están haciendo al gobernar.

Cristina, múltiple procesada, haciendo gala de sus maniobras mafiosas con la justicia aun sin ir en cana en forma poco creíble. Gobernó la Argentina durante 10 años y la destruyó. Aumentó cinco veces la deuda externa y aumentó la pobreza hasta lograr que la mitad de los argentinos viva bajo la franja de pobreza.

Alberto Fernández, un pobre tipo sin personalidad, que estuvo cinco años hablando las peores pestes de Cristina, incluso responsabilizándose a ella, de la terrible situación de la AMIA, y luego aceptó venderle el alma a ella para ser presidente con ella de vice.

Lula, demostrada su actuación corrupta durante su presidencia en Brasil con absoluta claridad. Millones de dólares desviados hacia sus cuentas, así como inversiones en el exterior millonarias en dólares, incluso en Uruguay.

Lucía, que contaba con detalles sintiéndose orgullosa como planificaba y llevaba a cabo los crímenes más aberrantes.

Mujica, que parece perdió la memoria y ahora reclama cuidar la plata del gobierno, pero sus cinco años de presidente, logró el título del peor presidente y gobierno de la historia del Uruguay. El desorden, los acomodos, las deudas, los proyectos fracasados que le costaron millones de dólares al Uruguay.

Sin duda que esta foto, es la demostración clara y contundente, que los uruguayos, los argentinos y los brasileños somos pueblos guampudos, que alimentamos la corrupción elección tras elección.

También hay otros presidentes que destruyeron el Uruguay y la Argentina, como Sanguinetti, Lacalle Herrera o Mauricio Macri.

Quizás faltaron en la foto para ser más completo el mensaje mafioso.

Me imagino que los de la foto después se fueron todos juntos en el Tren de los Pueblo Libres que inauguraron con fuegos artificiales y que nunca funcionó, tirando millones de dólares a un agujero negro o quizás a sus propios bolsillos.



Fuente