Finalmente el jugador de Peñarol Cristian Olivera, se presentó luego de una ausencia en la AUF para prestarse a las pruebas de un perito calígrafo.

La finalidad es saber si la firma que hay en el convenio de pase entre Defensor y Rentistas es suya o no lo es. Olivera declaró que “esa no es mi firma” cuando le mostraron el documento.

Por lo tanto, Defensor contrató un peritaje, ya que asegura que ese documento que apareció en la AUF luego que había misteriosamente desaparecido, es original y la firma es del jugador.

Hay en juego un millón de Euros, cifra que reclaman los violetas por el pase de Olivera a Almería de España, cuya cifra final fue 3,5 millones de Euros.

Defensor reclama el 30% del pase, lo que estaba estipulado en ese documento que en su momento fue certificado por la AUF.

Habrá que esperar 30 días, plazo estipulado (quizás pueda ser antes), para que la profesional contratada pueda decir de acuerdo a sus conocimientos si esa firma es del jugador o no lo es.



Fuente