Si hablamos sobre cuidados de la piel, existen tantas rutinas y productos como tipos de pieles existen. Sin embargo, existen algunos básicos sobre
el cuidado de la piel, que no debemos pasar por alto. He aquí una serie de errores y recomendaciones que debemos tener en cuenta a la hora de
realizar nuestra rutina de belleza:

1. Uso excesivo de la exfoliación

La exfoliación remueve las células muertas del rostro y ayuda a que la piel se vea mejor. Sin embargo, un exceso de exfoliación puede traer
serios daños a la piel ya que con esto podríamos estar eliminando las células que están intentando sanar y crecer de forma adecuada, como también
hacer que la epidermis se adelgace lo que hace que se manche la piel más fácilmente. Además puede resecar la piel, favoreciendo la aparición de arrugas. La exfoliación debe hacerse un máximo de una vez por semana.

2. No usar diariamente protector solar

El bloqueador se debe usar tanto en invierno como en verano, ya que el sol es la causa número uno del envejecimiento cutáneo pues los rayos
UV provocan manchas y arrugas, favoreciendo el cáncer de piel.

3. No desmaquillar la piel antes de dormir

Una buena limpieza antes de dormir, es indispensable para que la piel pueda renovarse y nutrirse durante la noche. Además, la suciedad de la piel hará que los poros estén tapados y esto podría favorecer la aparición de acné, puntos negros y granitos de todo tipo. Se debe retirar todo el maquillaje con la ayuda de una crema de limpieza o algún producto recomendado para cada tipo de piel.

4. Consumir muchas frutas, verduras y alimentos nutritivos

Estos alimentos contribuirán a que tengamos una piel sana y radiante, ya que de esta manera estaremos dando a la piel los nutrientes y antioxidantes que necesita.

También es indispensable hidratarse y evitar hábitos nocivos.

CUIDADOS PARA CADA TIPO DE PIEL

En cuanto a los cuidados que debemos tener para cada tipo de piel, no hay que cometer los errores antes descritos, mantener una dieta equilibrada, realizar ejercicio, hidratarse la piel tanto en el día como en la noche, al igual que la limpieza de ésta, usar protector solar.

También es importante observar la piel regularmente para habituarse  y conocer la apariencia de la piel, lo que hará que luego sea más fácil detectar cualquier cambio en ella con mayor rapidez.

Además, hay que prestar especial atención a los lunares; si se ve que alguno cambia de forma o sangra, se debe recurrir a un profesional.

¿Cuáles son los pasos de una rutina de limpieza correcta?

La rutina empieza con el desmaquillado, la limpieza y el tónico, siempre siguiendo la premisa de que debemos aplicar primero los productos de textura más ligera o consistencia menos oleosa. Los jabones tienden a deshidratar, las toallitas no son adecuadas en ningún caso y el agua micelar por sí sola podría quedarse corta.

Tras esto, se debería aplicar un tipo de serum o suero, seguidas de los tratamientos para el contorno de ojos. Luego de esto la crema o fluido de tratamiento diurno. La rutina concluye con la protección solar y sobre ésta, el maquillaje si es el caso.



Fuente