Los datos preliminares del stock dados a conocer por el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) no confirmaron la expectativa de aumento del rodeo vacuno que se había proyectado en la estimación inicial.

Al 30 de junio pasado había en el país 11,83 millones de vacunos que, comparándolos con los datos definitivos de 2020, significan una caída anual de 53
mil cabezas (-0,45%).

Las vacas de cría no lograron sostenerse en los niveles récord del año pasado; tuvieron una caída de 58 mil cabezas a poco menos de 4,3 millones. Por su parte, también cayó el número de terneros, en este caso en 136 mil cabezas a 2,88 millones.

La categoría que confirma su contracción fue la de novillos +3 años que, por primera vez desde que se llevan estos registros, cayó por debajo de las
400 mil cabezas. También se confirma el crecimiento de la categoría de novillos de 1-2 años, que son los terneros que fueron récord
en número el año pasado. Estos animales, que sumaron 1,16 millones de cabezas, comenzarán a quedar disponibles para faena en un mayor número
a partir del primer semestre de 2022.

La cantidad de capones se desplomó más de 20% en el año Los datos de stock ovino confirman un nuevo descenso a 6,18 millones de
cabezas, 155 mil menos que en 2020.

Lo que más cayó fueron los capones, con una contracción anual de 21% a solo 383 mil cabezas, seguramente afectados por el mal año en los precios
de la lana.

Las ovejas de cría también se contrajeron, pero en 3% a 3,36 millones. Por el contrario, las categorías nuevas, corderos/as diente de leche, crecieron en la comparación anual, confirmando los buenos datos de la señalada pasada.



Fuente