Publicado:

En casos anteriores, Konrad Bicher usó otro esquema ilegal y afirmó que no podía pagar la renta por un alojamiento cuando se enfrentaba a un proceso de desalojo, lo que llevaba a la suspensión del proceso, mientras supuestamente se le otorgaron ayudas por más de 140.000 dólares por la pandemia.

Konrad Bicher, quien se ha autoproclamado el ‘Lobo de Airbnb’, ha sido demandado por más de 1,5 millones de dólares por realizar esquemas ilegales de alquileres de apartamentos en un complejo lujoso en Manhattan (Nueva York, EE.UU.), como subalquilarlos con el fin de ganar dinero, informa este lunes New York Post, citando documentos judiciales.

En la demanda contra el hombre, de 30 años, se dice que su ‘modus operandi’ consiste en «celebrar contratos de arrendamiento en Manhattan o, como aquí, abrirse paso hacia la ocupación y ejecutar una especie de operación de ‘fuga'». «Eso incluye alquilar el apartamento como un centro de ganancias a través de Airbnb, Peerspace y otras plataformas similares para alquileres a corto plazo, no pagar el alquiler, usar la pandemia y leyes conexas para retrasar cualquier procedimiento y desocupar en el momento del desalojo», rezan los documentos. De acuerdo con las acusaciones, Bicher alquiló apartamentos para estancia de varias horas e hizo posible que los individuos los usaran como estudios para sesiones de fotos y grabación de videos musicales.

En ese contexto, Daily Mail señala que las leyes de Nueva York prohíben alquilar apartamentos completos por menos de 30 días sin la presencia del propietario o el inquilino habitual.

"Una versión ficticia de mí misma": La estafadora que engañó a la élite de Nueva York critica la nueva serie de Netflix basada en su historia

Según las autoridades, en un caso, una mujer identificada como Haley Frey firmó un contrato de arrendamiento de un apartamento a partir del 19 de mayo de 2019 y añadió a Bicher en la lista de ocupantes en agosto, tras lo cual la pareja empezó a usar el bien inmueble para alquileres a corto plazo ilegales. Por su parte, empleados del edificio empezaron a observar a partir de noviembre de 2019 y a lo largo de varios años a personas que llegaban con maletas y equipo especial para sesiones de fotos.

Finalmente, se descubrió un anuncio en Peerspace en el que Bicher alquilaba el apartamento por 97 dólares por hora por un plazo mínimo de 3 horas.

Tras recibir una carta de cese y desistimiento, Frey preguntó el 4 de marzo de 2022 a la administración del edificio si pueden llegar a un acuerdo para que le pagaran por su salida, al amenazar que, de lo contrario, «mantendrá la unidad durante años y litigará».

Previamente, el hombre ya había enfrentado acusaciones similares de esquemas ilegales de arrendamiento. En otros casos,  Bicher presuntamente afirmó que no podía pagar la renta, cuando se enfrentaba a un proceso de desalojo, por lo que este fue suspendido, mientras supuestamente se le otorgaron fondos de ayuda de más de 141.000 dólares por la pandemia.



Source link