Publicado:

Un gen concreto de esta planta podría ser crucial para aumentar la producción de trigo y reducir los gastos derivados de su cultivo.

Biólogos moleculares han descubierto que una especie de trigo silvestre que crece en Israel y el sur del Líbano es extremadamente resistente a la mayoría de los patógenos fúngicos y bacterianos que infectan a los cultivos de esta planta.

Un gen descubierto en el ‘Aegilops sharonensis’ podría ayudar a proteger los cultivos de trigo ante estas enfermedades, señaló este viernes el Centro John Innes, un instituto de investigación agrícola y biotecnología con sede en Norwich, Reino Unido.

«Ha sido un arduo viaje de investigación que ha durado muchos años, pero ahora hemos encontrado este gen que confiere una resistencia de amplio espectro. Todavía tenemos que encontrar un aislado del patógeno que pueda superar al gen», comentó en un comunicado del centro el doctor Guotai Yu, autor principal del estudio.

¿Papas fritas saludables? Investigadores peruanos emplean plantas originarias para reducir los niveles de un "probable cancerígeno" en este 'snack'

Usando el mapa genético y desarrollando un algoritmo de búsqueda llamado Mutant Hunter, o cazador de mutantes, que empareja automáticamente los genomas de los cereales y destaca áreas potencialmente asociadas con la protección contra enfermedades, el equipo de Guotai Yu escaneó el genoma en busca de mutaciones presentes en el ADN de los cultivos de trigo y sus parientes más cercanos que son inmunes a la roya del tallo (‘Puccinia graminis’), un hongo que produce una enfermedad que afecta a varios cereales desde hace milenios.

Esta búsqueda permitió identificar un gen candidato, el Sr62, que los investigadores pensaron que era responsable de proteger las plantas. Usando pinzas moleculares, los biólogos transfirieron el gen de interés a una planta susceptible, a la que le confirió una fuerte protección contra todas las cepas probadas del hongo de la roya del tallo.

Imagen ilustrativa

En su estudio, publicado en Nature Communications, los biólogos moleculares del Centro John Innes, el Laboratorio Sainsbury y de la Universidad de Minesota (EE.UU.) demostraron que el gen Sr62 codifica una molécula llamada proteína quinasa en tándem.

Los investigadores predicen que gracias a su nuevo método de descubrimiento de estos genes será posible identificar y clonar más genes ‘resistentes’ al hongo a partir de poblaciones de ‘Aegilops sharonensis’ y otras plantas silvestres.

En opinión de los científicos, la integración de este ADN en el genoma de los cultivos de trigo conllevará un aumento de productividad de un 21%, al tiempo que reduciría el costo del cultivo de cereales, puesto que disminuiría los gastos destinados a la compra de fungicidas.

 



Source link