Publicado:

Esta es la primera vez que se encuentran en una región tropical restos de esta especie de homínido, descubierta en 2010 en las montañas de Siberia.

Un molar de al menos 130.000 años de antigüedad encontrado en una cueva de Laos, en el sureste asiático, podría ser clave para arrojar nueva luz sobre los denisovanos u homínidos de Denísova, una especie de humano primitivo poco conocida descubierta en Siberia en 2010, informó este miércoles la Universidad Southern Cross (Australia).

De acuerdo a los investigadores, la pieza dental fue encontrada por casualidad durante una excavación realizada en 2018 en un remoto sitio conocido como cueva Cobra. Se trata del tercer hallazgo de fósiles de este grupo humano extinto y el primero realizado en una región tropical.

Tras analizar su estructura interna y composición proteica, los científicos notaron grandes similitudes con otras piezas dentales encontradas en la meseta tibetana, por lo que determinaron que el molar perteneció a un denisovano joven, probablemente femenino, que habitó hace entre 164.000 y 131.000 años y que murió con entre 3,5 y 8,5 años de edad, detalla el estudio, publicado recientemente en Nature.

Aparte de los yacimientos en donde se han encontrado los escasos fósiles de este primate, es posible hallar rastros del material genético de este homínido en poblaciones humanas actuales del sureste asiático y Oceanía, principalmente en poblaciones aborígenes australianas y en pueblos originarios de Papúa Nueva Guinea, cuyos habitantes tienen hasta un 5 % del ADN de esta antigua especie.

FOTO: Túnel secreto bajo una casa de Turquía desvela un complejo subterráneo con antiguas tallas de dioses asirios

El nuevo hallazgo puede dar cuenta sobre el grado de coexistencia de diferentes especies del género ‘homo’, señalan los expertos. «Los neandertales vivían en Europa y Asia occidental al mismo tiempo que los denisovanos ocupaban gran parte de Asia oriental junto con otros grupos humanos como ‘Homo erectus’, ‘Homo floresiensis’, ‘Homo luzonensis’ y los humanos modernos», comentó para Live Science Laura Shackelford, coautora del estudio.

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!



Source link