Desde 2008 todos los 26 de abril se celebra el Día de la Visibilidad Lésbica en todo el mundo. Quizás se pregunte por qué. Primero hay que puntualizar un hecho irrefutable: las mujeres lesbianas sufren una doble discriminación; la primera por su género y la segunda por su orientación sexual.

La heteronorma es un «régimen social, político y económico según el cual la única forma aceptable y normal de expresión de los deseos sexuales y afectivos, así como de la propia identidad, es la heterosexualidad, la cual presupone que lo masculino y lo femenino son substancialmente complementarios en lo que respecta al deseo».

Hablar de discriminación sexual no es mirar al pasado, tristemente. Este día y esta nota no son meros actos recordatorios, de homenaje. En pleno 2022 las lesbianas sufren violencia, discriminación y falta de comprensión. Sí, Uruguay «es el país más gay friendly de América Latina«, pero eso solo significa que acá las personas homosexuales no son tan atacadas, no que somos una sociedad absolutamente tolerante y respetuosa de la diversidad. Las leyes avanzaron, pero la cultura social no les sigue el ritmo. Y qué importante es hablar de esto en un contexto en el que algunas figuras políticas reviven la idea de la gloria asociada a la familia tradicional (la menos tradicional de las familias).

Las mujeres lesbianas sufren también discriminación por su género, y estas dos opresiones se articulan desde una mirada interseccional.

Cabe mencionar brevemente en el contexto actual que Qatar es el segundo país más peligroso para las personas de la comunidad LGBTIQ+. Junto con Yemen, Nigeria, Arabia Saudita (por mencionar algunas) con naciones sin ninguna protección a estas colectividades, con leyes de moralidad estrictas y prohibición legal de tener sexo con personas del mismo sexo.

Invisibles, mujeres que desean y aman a otras mujeres

Invisibles es una publicación sobre mujeres que aman y desean a otras mujeres. Es el rescate de las memorias lésbicas y bisexuales, un libro de relatos diversos que invita a conocer la cotidianidad e historia de mujeres lesbianas y bisexuales. Se puede leer aquí.

Invisibles es parte del proyecto (In)Visibles. Memorias lésbicas. Género y generaciones del Fondo Intersecciones de la Secretaría de la Diversidad Sexual de la Intendencia de Montevideo, propuesto y llevado adelante por el Colectivo Ovejas Negras y Cotidiano Mujer.

El objetivo no es solo recopilar historias. Porque estas historias no están, como otras, flotando en la superficie a la vista de todas y de todos. Están sumergidas, hundidas, acalladas y olvidadas en el fondo del mar. Negadas, incluso. Tergiversadas o contadas por voces ajenas; a veces ignorantes, prejuiciosas y violentas.

Este libro busca rescatar las memorias ahogadas, rescatarlas del olvido y del silencio. Historias individuales y colectivas de diferentes generaciones de mujeres que desearon a otras mujeres, que amaron a otras mujeres.

Hablar de memorias lésbicas y bisexuales implica hablar no solo de sus vínculos sexoafectivos y sus maneras de sociabilidad, sino también de sus estrategias de resistencia, sus producciones de sentido con respecto a la sexualidad y cómo los contextos políticos y normativos de la historia de Uruguay afectaron su vivir.

Ahora, por primera vez «muchas personas se animan a romper el silencio y a ocupar el espacio público» tras las «conquistas jurídicas de la era progresista [que generaron] un contexto de enunciación completamente nuevo».



Fuente