La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) confirmó en las últimas horas un incremento en la previsión de crecimiento para la región de 5,2% en 2021, una mejora desde la última estimación de 4,1% en abril.

No obstante, la secretaria ejecutiva de la CEPAL, Alicia Bárcena, señaló que el incremento «no será suficiente» para asegurar un «crecimiento sostenido» y recuperar la caída de 2020, en la presentación del informe regional actualizado en Santiago, donde esta la sede de este organismo de ONU para América Latina y el Caribe.

«Los impactos de la crisis y los problemas estructurales de la región se han agudizado y repercutirán negativamente en la recuperación y en los mercados laborales más allá del repunte de 2021 y 2022», dijo Bárcena.

Agregó que para 2022 la previsión es de un crecimiento de 2,9%, al presentar el informe «La paradoja de la recuperación en América Latina y el Caribe. Crecimiento con persistentes problemas estructurales: desigualdad, pobreza, poca inversión y baja productividad».

Por su parte los números de Uruguay no so nada alentadores para el futuro. Tras la caída del 5,9% sufrida el año pasado, el Producto Bruto Interno (PIB) uruguayo crecería 4,1% este año y bajaría a 3,2% en 2022, según las estimaciones de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

De esta forma, Uruguay está ubicado por debajo de los países que tendrán un crecimiento medio, en relación a las economías de Panamá que crecería 12%, Perú (9,5%), Chile (8%), República Dominicana (7,1%), Argentina (6,3 %), México (5,8%), Colombia (5,4%) y Bolivia (5,1%).

 



Fuente