Estados Unidos está al borde de Vietnam en Afganistán, así lo indican las informaciones que llegan desde ese país donde los estadounidenses y sus aliados se retiran y progresa el avance talibán. Este jueves anunció el envío de tropas para evacuar al personal de su embajada en Kabul.

Por otro lado, los negociadores afganos ofrecieron a los talibanes un reparto de poder a cambio del fin de la violencia. El gobierno ofreció al movimiento Talibán que participara en la dirección del país a cambio de poner fin a la violencia, informó la cadena Al Jazeera.

Según el medio, Catar, donde se llevan a cabo las conversaciones de paz afganas, actuó en calidad de mediador para transmitir la propuesta.

Mientras tanto EEUU apura su salida. «Estamos reduciendo aún más nuestra presencia civil en Kabul a la luz de la evolución de la situación de seguridad», dijo a la prensa el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price.

La embajada de EEUU insta a los ciudadanos estadounidenses a que dejen Afganistán de inmediato»

La embajada de EEUU llamó a sus ciudadanos residentes en ese país a abandonarlo cuanto antes, en medio de la avanzada talibán.

«La embajada de EEUU insta a los ciudadanos estadounidenses a que dejen Afganistán de inmediato, utilizando las opciones de vuelos comerciales disponibles», dijo la sede diplomática en un comunicado en su sitio web.

Por su parte, el Reino Unido enviará a unos 600 soldados para contribuir a la evacuación de los ciudadanos británicos y los afganos que ayudaban al Ejército británico en la misión de la OTAN.

«Aprobé el despliegue del personal militar adicional para apoyar la presencia diplomática en Kabul, ayudar a los ciudadanos británicos a abandonar el país y contribuir a la reubicación del expersonal afgano que arriesgó sus vidas trabajando con nosotros», dijo el ministro de Defensa británico, Ben Wallace, citado por un comunicado a disposición de Sputnik.

Presencia militar

EEUU prevé tener menos de 1.000 soldados para apoyar a su embajada una vez que se complete la misión de asegurar el aeropuerto de Kabul y evacuar a los inmigrantes afganos, dijo el portavoz del Departamento de Defensa, John Kirby.

«Una vez que esta misión termine, no entraré en números específicos aquí, pero anticipamos tener menos de 1.000 soldados estadounidenses en el terreno para apoyar la presencia diplomática en Kabul», dijo Kirby durante una conferencia de prensa.

«Tres batallones de infantería están en camino ahora, y el equipo de combate de la brigada está siendo trasladado a la región como reserva. Por lo tanto, no hay planes en este momento para las fuerzas adicionales», añadió Kirby.

Estamos reduciendo aún más nuestra presencia civil en Kabul a la luz de la evolución de la situación de seguridad»

Se ha informado que EEUU procura asegurar el aeropuerto y acelerar el procesamiento de las solicitudes de visa de inmigrante especial para los afganos que ayudaron a Washington en el país.

En los últimos meses, los afganos que sirvieron como intérpretes y en otras funciones para las fuerzas estadounidenses se han enfrentado a crecientes amenazas del movimiento talibán.

En este sentido comenzarán vuelos diarios con inmigrantes afganos, dijo este jueves a la prensa el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price.

«Comenzarán (los vuelos) a diario en los próximos días. Nuestro objetivo es aumentar el ritmo de nuestras operaciones de reubicación», dijo Price.

Imparable ofensiva

Afganistán vive una situación de inestabilidad debido a los ataques que lanza el movimiento radical talibán y, desde 2015, el grupo terrorista Daesh.

A medida que las tropas de EEUU y otros países miembros de una coalición liderada por la OTAN continúan su retirada de Afganistán, donde han mantenido presencia a lo largo de dos décadas, los talibanes van ganando terreno en su ofensiva contra las fuerzas gubernamentales.

En este sentido se informó que la plaza central de la ciudad de Kandahar es escenario de combates entre fuerzas gubernamentales y los insurgentes, quienes capturaron un hospital, comunicó a Sputnik una fuente en la urbe.

Asimismo, los talibanes afirmaron haber tomado Ghazni, capital de la provincia homónima del este de Afganistán.

«Se conquistó la capital de la provincia de Ghazni», publicó en Twitter Qari Yousaf Ahmadi, uno de los portavoces del autodenominado Emirato Islámico de Afganistán.

Los muyahidines, según él, ya extendieron su control a instalaciones clave como la oficina del gobernador, el cuartel general de la policía y la prisión. Numerosos soldados del ejército gubernamental se rindieron o fueron abatidos.

Se trata de la undécima de las 34 capitales de provincia afganas que pasan bajo el control de los talibanes desde el 6 de agosto.

(Sputnik)



Fuente