Manila, 11 abr. Los Ejércitos de EE.UU. y Filipinas comenzaron este martes los mayores ejercicios militares conjuntos en más 30 años, maniobras que consolidan la renovada alianza militar entre los dos aliados en plena escalada de tensiones con China en el Mar del Sur y alrededor de Taiwán.

Los ejercicios anuales, llamados «Balikatan», reunirán este año a más de 17.000 efectivos (12.000 soldados estadounidenses y 5.000 filipinos), casi el doble que en 2022, incluirán por primera vez fuego real con misiles Patriot y sistemas de defensa Avengers y se celebrarán desde hoy hasta el 27 de abril, según confirmó a EFE un portavoz del Ejército filipino.

Además, añadió esta fuente, dispararán con misiles HIMARS a un pesquero inutilizado en la provincia de Zambales, al noroeste del archipiélago y cercano al Bajo del Masinloc, un atolón situado en aguas territoriales filipinas que China invadió en 2012 como parte de sus «reclamaciones históricas» en el Mar de China Meridional (que Filipinas llama Mar del Sur).

Este «Balikatan», notablemente más numeroso en tropas, despliegue militar e intensidad de fuego real, pone la guinda a la reforzada alianza militar entre Washington y Manila para frenar las ambiciones expansionistas de China en el mar del Sur y en Taiwán.

La semana pasada, Filipinas anunció cuáles son las cuatro nuevas bases militares del archipiélago a las que tropas de EE.UU. tendrán acceso (elevando el total a nueve), una de ellas en la parte más septentrional del archipiélago, a unos 400 kilómetros de Taiwán, mientras otra está en la isla de Balabac, cercana a las islas que Pekín y Manila se disputan en el Mar de China Meridional.

Precisamente allí, cerca del archipiélago Spratly, el destructor estadounidense USS Milius navegó el lunes, una acción que China condenó alegando que Pekín tiene «soberanía indiscutible» sobre las islas y sus aguas adyacentes.

La demostración de fuerza de EE.UU. coincide con unas maniobras militares chinas alrededor de Taiwán que en los pasados días simularon el bloqueo de la isla autogobernada cuya soberanía es reclamada por Pekín, en represalia por la reunión el pasado miércoles en California entre la presidenta taiwanesa, Tsai Ing-wen, y el presidente de la Cámara de Representantes de EE.UU., Kevin McCarthy.

Asimismo, este martes el secretario de Estado estadounidense, Anthony Blinken, se reunirá con miembros del Gobierno filipino en Washington para tratar la creciente tensión en el Mar del Sur antes de su próxima visita a Vietnam y Japón. EFE

fsg/pav/ics

(foto) (vídeo)





Fuente