Montevideo Portal

El miércoles de noche, tras dar una conferencia de prensa, el presidente Luis Lacalle Pou se dirigió a un asado en el que participaron otros gobernantes, así como dirigentes de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) y de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol).

El asado fue consignado esta mañana por el diario El Observador, que informó que la reunión tuvo lugar en el Complejo Celeste y que exactamente eran 15 los participantes.

Los directivos de Conmebol que participaron habían llegado tan solo unas horas antes y no debieron realizar cuarentena por disposición del gobierno, que establece estas excepciones, por ejemplo, con representantes de Estados que vienen a participar de negociaciones con el gobierno.

La reunión se dio minutos después del Consejo de Ministros y de la conferencia de prensa, y la presencia de una delegación de Conmebol en Uruguay se debió al arribo de 50.000 vacunas de Sinovac que serán destinadas a las asociaciones para poder realizar los torneos internacionales fijados, entre ellos la Copa América que se jugará a mitad de año en Argentina y Colombia. Para el arribo de estas dosis, el gobierno uruguayo fue quien hizo de enlace entre Conmebol y Sinovac.

En total, según informó El Observador, del asado participaron Lacalle Pou; el secretario de Presidencia, Álvaro Delgado; el secretario nacional de Deportes, Sebastián Bauzá; el subsecretario de Deportes, Pablo Ferrari; el presidente de AUF, Ignacio Alonso; los directivos de AUF Gastón Tealdi, Eduardo Ache, Matías Pérez, Fernando Sosa, Jorge Casales y Andrea Lanfranco; y por Conmebol estuvieron el Alejandro Domínguez; el director de Desarrollo, Gonzalo Belloso; el gerente de Marketing, Arturo Montero; y el director médico, Osvaldo Pangrazio.

El asado fue criticado en redes sociales debido a que se dio en el peor momento de la pandemia en Uruguay, de los países con mayor tasa de nuevas muertes y nuevos casos de COVID-19, y al mismo tiempo en que se llama a la «libertad responsable» para frenar los contagios.

Uno de los participantes en el asado dijo a Montevideo Portal que «no había tanta gente junta» porque se hizo en un lugar «superamplio» y tampoco fue «tanto tiempo», porque «hubo gente que estuvo un rato y se fue». Concretamente, la fuente señaló que la reunión duró dos horas.

Según dijo, se cumplieron las «medidas correspondientes» y cuando no estaban comiendo se pusieron «tapabocas para poder conversar».

Álvaro Delgado, en entrevista con el programa 100 % Deporte de radio Sport 890, sostuvo que «fue una reunión muy corta» que «más que nada» giró en torno a «agradecimientos de Conmebol al gobierno uruguayo» por el tema de las vacunas.

No obstante, dijo que «se hablaron varios temas», y entre ellos la posibilidad de que la final de la Copa Libertadores prevista para noviembre se juegue en el Estadio Centenario de Montevideo.

«Ojalá Uruguay, para el último trimestre, ya con inmunidad de rebaño, esté en otra fase del proceso, pudiendo disfrutar de deportes, pudiendo ver deportes presencialmente, veremos si con aforo o sin aforo. Ojalá se dé, hay un interés de la AUF pero obviamente hay una decisión que tiene que tomar la Conmebol», añadió.

Además, Delgado sostuvo que hay «varios eventos deportivos sobre el fin de este año» que podrían disputarse en Uruguay.

Montevideo Portal





Source link