Doce partidos sin convertir un solo gol del goleador de Peñarol. “El Canario”, es sin duda el goleador aurinegro, pero ya una docena de partidos y sin poder gritar un solo gol.

Con este planteamiento que hace el entrenador Larriera, donde deja solo un jugador de delantero y todos los demás tienen que marcar y marcar; no es sencillo hacer un gol en Peñarol.

Este chico ha sido goleador toda su vida futbolística desde que comenzó en las inferiores.

Tuvo una aparición en la primera de Peñarol y un ascenso vertiginoso.

¿Se olvidó la forma de hacer goles?

No, no se olvidó, es que se fue su gran compañero que es Torres.

Con Torres hacían paredes, se conocían de memoria, sabían perfectamente cómo iban a reaccionar en cada jugada.

El Maestro Tabárez si algo bueno tuvo, fue que fue buen seleccionador, y lo citó a Álvarez Martínez, además de ponerlo de titular en algún partido.

Lo vimos cuando Larriera lo sacó frente a Colón el martes, reaccionando en forma muy fuerte, golpeando el banco de suplentes y puteando a los gritos.

Recordemos que la dirigencia de Peñarol lo tasó en 20 millones de dólares.

Que además se hablaba que se iba en forma inminente. Y después se fue Torres y se quedó “El Canario”.

Sin duda que hay un aspecto psicológico que hay que tratar.

Pero es un gran jugador y en cualquier momento va a convertir y de allí en más, seguirá creciendo mucho.

Pero el responsable es el sistema timorato y absurdo de Larriera.



Fuente