El Centro Europeo de
Física de Partículas (CERN) dio un gran paso para acercarse más al público al
inaugurar un conjunto de instalaciones educativas -al estilo de un gran museo
completamente interactivo- adaptadas para todos, a partir de los cinco años, y
con las que quiere satisfacer la explosión en la demanda de visitas y que ahora
podrán ser hasta medio millón al año.

El Science Gateaway
(Portal de la Ciencia), como se le ha denominado, ofrece numerosas experiencias
en las que el público puede participar directamente con la orientación de las
personas asignadas a cada puesto, que en esta jornada inaugural fueron
estudiantes y los hijos de los científicos de la organización.

A partir de mañana, cuando
el Portal de la Ciencia, abra al público, los puestos serán cubiertos por
personal del CERN que cumplirá esta tarea de forma voluntaria, lo que ofrecerá
al público una oportunidad única en el mundo de interacción directa con los
científicos.

“Compartir las
investigaciones, así como la belleza y la utilidad de la ciencia ha sido
siempre un objetivo del CERN y con este Portal de la Ciencia expandimos esta
misión. Queremos mostrar la importancia de la investigación fundamental, su
aplicación en la sociedad e inspirar a los jóvenes a optar por carreras
científicas, como tecnología, ingeniería y matemáticas”, dijo en la
inauguración la directora de la organización, Fabiola Gianotti.

En el CERN -concretamente
a unos 100 metros de profundidad- funciona el Gran Colisionador de Hadrones, el
acelerador de partículas más grande y poderoso del mundo, un anillo de 27
kilómetros en los que partículas de protones e iones colisionan a una velocidad
casi igual a la de la luz con el objetivo de crear las condiciones que permitan
dar respuesta a enigmas del Universo.

La ciencia para los
jóvenes

Su gran curiosidad sobre
los secretos que sigue guardando el Universo llevó a Maris Kristaps, de 18 años
y de Lituania, a participar en un campamento científico de verano que ofrece el
CERN a jóvenes que se encuentra al final de la educación secundaria (entre 16 y
18 años, generalmente),

Kristaps, quien hoy
divulgaba una de las experiencias en el Portal de la Ciencia, presentó una
buena libreta de notas, una carta de motivación y una carta de presentación de
uno de sus profesores de ciencias, y con esto obtuvo un lugar en el campamento
de una semana del CERN, que contribuye con el alojamiento y las comidas, según
comentó a EFE.

Después de unos días
inmerso entre charlas sobre átomos y partículas fundamentales, el joven ahora
está seguro de que quiere seguir una carrera científica, probablemente física.

Características y
financiación

El Portal de la Ciencia
funciona en un conjunto de edificios de carácter tubular, inspirados en el gran
acelerador y comprende cinco áreas de exhibición, laboratorios y un auditorio,
localizados al frente a la entrada principal del CERN, en el distrito suizo de
Meyrin, en Ginebra, financiados enteramente con donaciones.

La más importante -45
millones de los 100 millones que ha requerido el proyecto- ha sido la de la Fundación
Stellantis, vinculada a una multinacional de la industria automotriz, además de
otras recibidas de entidades privadas suizas.

La estructura está formada
por paneles y puentes de vidrio. Su diseño ha estado a cargo del reconocido
arquitecto italiano, Renzo Piano, creador de famosos edificios en ciudades como
París, Berlín, Nueva York, Atenas y Osaka; y su consumo energético es cubierto
cien por cien por energía solar.

Además, se han plantado
400 árboles alrededor para situarlo en una suerte de bosque urbano del que
podrán disfrutar los visitantes, quienes podrán acceder a las instalaciones de
forma gratuita.

Isabel Saco / EFE





Source link