A pesar de que la tasa de incidencia ha bajado en muchos países, y que el mundo alcanzó la meseta de contagios por covid-19, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), las muertes han aumentado en varias regiones, principalmente en América.

La situación del planeta es muy compleja, pues ni las campañas de vacunación, principalmente en los países ricos, han podido
frenar el avance de las nuevas variantes del coronavirus SARS-CoV-2, que son más contagiosas y letales.

«Los casos (de covid19) alcanzaron la meseta en el mundo, pero esta meseta muestra un nivel de intensidad bastante alto, registrándose cada
semana entre 4,4 y 4,5 millones de casos, cifras que evidentemente están por debajo de los niveles reales en el mundo», dijo el martes Maria Van
Kerkhove, la epidemióloga jefe de la OMS en una rueda de prensa. La funcionaria indicó que cada semana en el mundo se registran entre 67.000 y
68.000 casos letales por covid-19.

AMÉRICA LA PEOR

Según Van Kerkhove, se está observando un crecimiento en los contagios por covid-19 y de muertes asociadas a esa enfermedad en la región de las Américas, la de mayor cantidad de casos confirmados y también la de mayor cifra de fallecidos a nivel global.

Según las estadísticas de la OMS, en la región (de Canadá a Chile) hay confirmados más de 85,72 millones de casos de coronavirus, muy por encima de los 66,68 de Europa o los 41,93 del Sudeste Asiático. La OMS reporta hasta esta semana 222,4 millones a nivel global. Mientras, la mayoría los  fallecidos también se acumulan en las Américas, con 2,13 millones desde el inicio de la pandemia, por 1,2 millones en Europa. En el mundo son más de 4,5 millones los muertos. Estados Unidos con 646.131 decesos es el más afectado por la pandemia, seguido de Brasil con 584.171 y la India con 441.749.

Cifras muy altas todas.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EEUU, en el último mes, las muertes diarias por coronavirus se han incrementado en un 131 por ciento. El informe destaca a la variante delta como la principal responsable del aumento de los ingresos y las muertes, con cifras que no se registraban desde enero del año en curso.

Brasil es el segundo país del mundo en términos del número de muertes por coronavirus y el tercero en casos del virus.

En tanto, México, con una población de 126 millones, es el cuarto país en fallecimientos por la covid-19, con 264.541 de muertes.

SITUACIÓN COMPLEJA

El mundo vive una compleja situación, incluso en los países con altas tasas de vacunados, principalmente por la incidencia de la variante delta, pero la
distribución desigual de herramientas que salvan vidas, incluidos diagnósticos, oxígeno, equipo de protección personal y vacunas, han favorecido la propagación de la enfermedad, muchas veces por la falta de solidaridad y en otras por el mal trabajo de los gobiernos.

Por estos motivos muere gente que no debería.

«Más de 50.000 personas han muerto con covid19 cada semana desde octubre del año pasado, y durante el último mes, las muertes se han mantenido
en casi 70.000 por semana», destacó el pasado miércoles el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Recordó que algunos países con una buena cobertura de vacunas han podido reabrir sus sociedades «sin que sus sistemas de salud se vean abrumados», pero que también han crecido los casos de contagios entre los no vacunados de esos países.

«Mientras tanto, los países con baja cobertura de vacunas continúan registrando altas tasas de letalidad», recalcó Adhanom Ghebreyesus y acotó que «a nivel mundial, se han administrado 5.500 millones de dosis de vacunas, pero el 80 por ciento se ha administrado en países de ingresos altos y medianos altos».

Según reiteró el directivo, los objetivos mundiales de la OMS siguen siendo apoyar a todos los países para que vacunen «al menos al 10 por ciento de
su población a finales de este mes, al menos al 40 por ciento a finales de este año y al 70 por ciento de la población mundial a mediados del próximo
año», cifras logradas en varias naciones de altos ingresos, pero «ningún país de bajos ingresos ha alcanzado ninguno de los dos objetivos».

«Se ha hablado mucho sobre la equidad de las vacunas, pero muy poca acción», recordó el director general de la OMS y apuntó que tanto las naciones ricas como los fabricantes se han comprometido a dar prioridad a COVAX y a los más pobres, pero no han cumplido. «No queremos más promesas. Solo queremos las vacunas», destacó.

Lo cierto es que ya sea por la variante delta, o las otras conocidas, por la negación de los más ricos a compartir las vacunas o el mal trabajo de algunos gobiernos, hay más muertes y por tanto más familias afectadas de manera permanente. Hace falta un esfuerzo común para romper esta alianza del covid
con la parca.

(Sputnik)



Fuente